viernes, 15 de agosto de 2014

DÍA 82: EL AZUL MAR NEGRO

 Etapa 68:   Doruk, Turquía - Samsun, Turquía 64  Km
Salida: 11:00
Llegada: 17:00
Acumulado: 5676Km

Pues nada, otro Mar que el Adolfo se ha saboreado. Y ya van varios. Haciendo cuentas me salen el Mar Mediterráneo, Liguria, Egeo, Adriático, Marmara y Negro. Y en mil kilómetro nos papamos el Caspio. ¡Qué viajazo! Lo que estoy disfrutando.
Adolfo me ha puesto frenos nuevos. Va el tercer recambio. Camino de 6000 kilómetros la fatiga mecánica es considerable. Eso sí, aquellos malos augurios de la etapa 16 en Sabiñánigo han tocado en agua. De momento voy tocada pero no hundida.

¿Dónde está Tato?
Ya pensabais que no volvía. Pues aquí está.

Adolfo va hecho un torete. Me ha dicho por enésima vez que va a comer mejor. A partir de ahora se va a hacer unos macarrones para desayunar. O sea un doble o nada. Macarrones de desayuno, macarrones de cena. Un crack.
Nada más llegar a Samsun se ha pegado un baño en el Mar negro. “Nin fu, nin fa”. Salado como todos. Dice que un poco menos que otros, que en él desemboca todo el chorro del Danubio y que esa es mucha agua dulce de Dios. ¡Adolfadas! No os olvidéis que si Adolfo se tragara un mosquito tendría más cerebro en el estómago que en la cabeza.
Por lo demás hemos descubierto que es Azul. El negro aún se lo estamos buscando…
Hoy nada más llegar al hotel donde iba a dormir ha colegueado con el cocinero. El capullín se ha sacado una cena gratis. Un caldito y un revuelto de ¿?... a saber, pero dice que está bueno.

Se le ha quemado la lengua. Se le nota.

El chiste no le ha salido del todo bien. El turco le ha puesto un caldazo hirviendo y oye, “que tómatelo ya neno que se enfría, que el truco es tomarlo caliente, coño”. Adolfo que venía acalorado de la etapa se ha “jodio” y ha tragado. Teníais que verle el careto porque el pobre ha quedado más caliente que el machete de Sandocan.
Adolfo dice que aquí todo lo sirven híper caliente. Que ya podían tomar las cosas templaditas. ¡Y una gaita! “A ferver chaval”. Parecer ser que es bueno para llevar bien las altas temperaturas del desierto aunque el cabezota de  Adolfo insiste en que es mejor una cerveza.
A por ella se ha ido y yo me despido. Je. Je…

1 comentario:

  1. El Tato, ¿será eso que asoma por encima del eje de la biela pequeña, sobre el eje de la última rueda?

    ResponderEliminar