viernes, 31 de octubre de 2014

DÍA 156 - 157: UNA DE GUERREROS

Miércoles 29 de octubre : Urumqi, China  - Xi´an, China
Jueves 30 de octubre : Urumqi, China  - Xi´an, China 2533 Km
Acumulado: 15211 Km (8323 Km en bici)

Casi cuatro días de viaje en diligencia para hacer 1500 kilómetros hasta Urumqui y ahora nos pelamos 2500 kilómetros en menos de dos días para llegar a Xi´an. Ver para creer.

¡Chejamoooos....!

El anecdotario chino de los trenes se nos acabó con el que nos llevó a Urumqui. Éste que nos trajo hasta Xi´an (acercándonos peligrosamente a Pekín) era de lo más pijolas. Rápido, tranquilo, no excesivamente limpio pero sin compañeros de viaje ingiriendo sapos de nariz. Lo de escapar de las ventosidades chinas  es un poco más difícil. Parece que aquí echar pedos es como en los países árabes lo de eructar. Algo de buen gusto.
Os aseguro que si hubiese un X-Men llamado Mister Metano sería chino.
La noche del martes pillamos este megatren que nos ha dejado en Xi án a mediodía del jueves.

Esta pequeña ciudad es como todo en China, un desmadre. Ocho millones de chinos la habitan sumándole la población de los alrededores. Para que luego digan que Madrid, Paris o Roma son grandes ciudades. Y ni mucho menos es de las ciudades más grandes de China.

No es mal tiempo. ¡Es mierda en el aire!


Seguro que a la mayoría os suena Xi án por los guerreros de terracota que encontraron por aquí. En total más de 8000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real, que fueron enterradas cerca de la tumba del autoproclamado primer emperador de China de la Dinastía Qin, Qin Shi Huang, entre el 210-209 a. C.
Parece que enterraban las estatuas en la creencia de que de esta manera el Emperador seguiría teniendo tropas bajo su mando. El ejército de terracota fue enterrado en formación de batalla en tres fosos a un kilómetro y medio de la tumba del Emperador Qin Shi Huang (menudo nombre macho).
Pues haya nos fuimos a la tarde, a guerrear un poco. Mucho barro. Como se desborde un río por aquí me parece que los 8000 tipos no aguantan ni el primer asalto.
Ya os digo que no hay fotos, que los mandarines no dejan, pero nos han parecido todos monísimos, vestidos a la última y en posición de “danzas del mundo”.

Menudo efecto ehhh... y sin photosohp

Parece que el rollo fálico pega fuerte.

Una como ésta había que poner en el portal de la Ronda.

Por aquí estaremos hasta este sábado, momento en que emigraremos a Pekín.
¡Guerreros allí nos vemos!

miércoles, 29 de octubre de 2014

DÍA 154 - 155: EL CAMAROTE DE LOS HERMANOS MARX

Lunes 27 de octubre : Kashgar - Urumqui
Martes 28 de octubre : Urumqi, China  1465 Km

Acumulado: 12678Km (8323 Km en bici)

Amigas, llegamos a Urumqui. Después de cuatro interminables días tocamos la tierra prometida. Y no porque aquí se nos pierda nada… bueno miento, perdemos de vista este tren mongol más parecido al caballo del malo que al “Dragon khan” de Port Aventure. ¡Porque menudo tute de tren chaval!

Lo de tren Mongol no es coña. Estamos a tiro de piedra de Mongolia. Por aquí se corrió unas buenas juergas el Gengis Kan. De hecho el germen de lo que luego fue su inmenso territorio son estas tierras. Los mongoles a esta ciudad le llamaban “Pastizal hermoso”, por los fabulosos prados que aún hoy se pueden apreciar.

Una curiosidad que los tipos de esta ciudad te venden en cuanto llegas: Urumqi es la ciudad del mundo más alejada de cualquier mar. Nada más y nada menos que 2500 Kilómetros separan esta villa de la playita más cercana. ¡Cualquiera viene aquí con ganas de playa, eh!

El Adolfo ha llegado machacado. Para que luego se queje de la mala vida que le doy. No ha pegado ojo en tres días. Porque chicas, lo de los Chinos en el tren es de órdago.

La cosa empieza calentita ya en la subida. Empujones y agarrones entraban dentro de lo esperado. Lo de patadas a lo judoka ya nos pareció más fuerte. El alboroto que te montan de bienvenida deja pequeños los altercados de Tiananmén.

De todas formas el saludo chino quedó en una chiquillada cuando Adolfo se introdujo en el vagón y descubrió la realidad de un tren chino. O co-chino según prefiráis.

Al nene todavía se le tensan los esfínteres cuando vio el asiento que le correspondía. Una especie de pringote marrón oscuro decoraba la tapicería. ¡Madre mía!
Con las que ha pasado Adolfo como para amilanarse por una cagarruta. Así que, papel en mano, trató de limpiar lo que el destino ya había hecho inevitable... “piensa mal y acertaras".
Media hora, un periódico y una camiseta más tarde Adolfo ya estaba sentado.  Entonces es cuando empezó lo bueno.

¿DÓNDE DEJÉ YO EL PAPEL HIGIÉNICOOOO?
Veamos los compañeros de quirófano.

Tenemos enfrente a Agapito (nombre en clave que Adolfo pone a su colega). A Agapito le gusta jugar con los sapos y mocos de la nariz. Uno por aquí que me como yo, otro por allá que pego al asiento y este por acá en el cristal, ¡qué coño!… Pues nada hombre, como si nada, porque mientras tenéis al pobre Adolfo sudando por los retorcijones que le causó aquella visión, el cabrón de Agapito ya estaba roncando apoyado sobre el nuevo cristal sapo. ¿Un encanto, verdad?

¿Y qué hay mejor para los retorcijones? Pues un buen baño chino.
Dos horas, dos interminables horas tardó el baño en quedar libre. Y cuando por fin se libera… Adolfo se pone de cuclillas … y apunta… TOC, TOC, TOC… El tren se para y el revisor de turno aporrea la puerta para informar que en las estaciones no se caga, chaval… Pues nada hombre, media hora más en aquel nauseabundo baño esperando al movimiento del tren.

Bueno, al mal tiempo buena cara. Ya tenéis al Adolfo caminando hacia Agapito con la intención de conciliar un sueñecito, sin saber que allí le esperaba una nueva sorpresa en forma de “familia Adams”. Filomena y su hijo Gael.
Y lo cierto es que, durante el primer cuarto de hora, resultó bastante ameno tratar con la madre y el niño, que apenas se mantenía en pie. Pero luego la Filomena se cansó de tener en brazos a su nene y optó por dejarle recorrer el pasillo. Eso hasta que el cabroncete de Gael hacía de las suyas intentando escaparse a otro vagón. Entonces la madre corría dando voces hasta él para darle unos azotes, tras lo cual volvía a dejarle rodar por el vagón a sus anchas.
Y así estuvo el niño para adelante y para atrás hasta que llegó la hora de comer y la señora engancho al chaval. Entonces el niño agarró un berrinche de carallo y, ¿a qué no sabéis quién cogió al nene en brazos para calmarlo?
Pues el rubiales, que lo hizo de mil amores, hasta que el chaval le vomito encima…
Sin comentarios.

¡SACARME DE AQUIIIII!
Y por último tenemos a Hortensia. Hortensia está a la derecha y es una fanática de las ventosidades. A todas horas, de todos los colores, en todos los tonos… una auténtica "g-as" de los pedos.

En fin, lo dicho, llegamos a Urumqui. Aquí solo pasamos un día. Luego tren hasta Xi´an.
Pero eso os lo contaré mañana. Desinfección mediante…

lunes, 27 de octubre de 2014

DÍA 152- - 153: HABEMUS PAPAM

Sábado 25 de octubre : Kashgar
Domingo 26 de octubre : Kashgar, China- Camino de Urumqi, China 

Acumulado: 11213 Km (8323 Km en bici)

Todos los días tomamos, todos y cada uno de nosotros, decisiones. La mayoría intrascendentes. Que ni las pensamos vamos.
Pero de vez en cuando,  muy de vez en cuando, tenemos que decidirnos por algo importante.
Y eso es jodido.
Pues en esas ha estado Adolfo.
Veamos, la última decisión trascendente que el chaval tomó fue a los trece años cuando se compró una mochila de esas con rueditas. Una novedad para la época. Parece ser que en casa decía que no crecía por llevar una mochila muy pesada cargando en la espalda. Así que tomó la decisión de romper la hucha y comprarse su súper mochila carrito. Muy bonita además. Lo único malo es que lo único que consiguió que le creciera desde entonces fue la cabeza. Porque es cabezón ehhh… y  por suerte eso nos ha traído hasta aquí.

Pues desde aquella gran idea, tan fructífera para el desarrollo de este viaje, no se había encontrado en otra igual.
Repasemos las opciones:

  1. Tirar al sur por la autopista del Karakórumune,  atravesar Pakistán, India y plantarnos en Nepal.
  2. Apuntar al oriente y entrar por Laos, Myammar, Bangladesh, India, Nepal…
  3. Coger un avión a Katmandú (capital de Nepal) desde Kashgar. (Muy difícil por las estrecheces económicas en las que nos movemos).
  4. Coger un tren a Beijing y dar por finiquitada la aventura.


Vayamos por partes.
La opción 1: hemos comprobado que es una “jaimitada”. Secuestros, atentados, robos… por lo visto es la ruta de la muerte. Cortita para llegar a Nepal pero suicida por lo que el Ministerio de Asuntos Exteriores comenta. Que conste que Adolfo se echaba. Pero le tiene más miedo a su madre que a los fundamentalistas. Es capaz de coger un vuelo a Islamabad y traerse al Adolfo a España de una oreja.

La opción 2 es muy atractiva. El problema es que para cuando llegásemos a Nepal Adolfo sería abuelo (de no ser estéril) lo que nos demuestra que esta segunda opción es otra jaimitada.

La opción 3 molaba. Nos plantábamos en Nepal en un día para poder “bicicletear” por la ruta de los Annapurnas. Eso si no fuera porque de Noviembre a Febrero se cierran todas las rutas transitables. Para mejorar las cosas los vuelos nos saldrían por 1000 €, variable que nos elimina esta opción definitivamente.

Y luego tenemos la opción 4: la más corta rollos de todas. La menos bonita. La autentica opción indeseable. La que ninguno queremos.
¡LA MÁS DIFÍCIL!
Pues ya tenéis a Adolfo montado en un tren camino de Beijing.

Hasta desde el tren salen guapas las fotos.

Las cosas no son siempre como uno quisiera pero la madurez que a Adolfo le ha dado el viaje le ha enseñado que lo difícil es lo que más fuerte te hace. Por eso ha llegado a la China.
Adolfo está en deuda con todos y cada uno de vosotros. Con todas y cada una de vosotras. Sin vuestro aliento y vuestra ayuda económica jamás habrían sido posibles estos 5 meses de aventuras.
Por eso cree que ya está bien. Ya está bien de tirar de los amigos y de todos lo demás que os habéis enganchado a esta aventura. Todos ya tenéis un hueco en nuestros corazones.
El camino ha llegado a su fin. Es el momento de plegar velas y empezar otros proyectos. Proyectos que son nuevas aventuras y de las que os enterareis muy pronto.

Por lo que se refiere al tren os diré que lo hemos pillado el sábado a las 4 de la tarde. Son 3500 kilómetros de China “palante”.

!Tomaaaa Chinaaaa!

De momento vamos camino de Urumqui, un sitio en ninguna parte. Llevamos un día de retraso, 24 horas que se dicen pronto. Si es que eso de nacionalizarlo todo no responsabiliza a nadie. ¡Tela con los horarios eehhh…!

Lo que si hemos comprobado es que estos chinos son los responsables del cambio climático. Según Adolfo no paran de “pedear” lo que, teniendo en cuanta que son 1500 millones de chinos, es mucho metano de Dios para la atmósfera.

La idea es la de continuar brevemente con la aventura. Queremos ir a Xi’an, donde los guerreros de terracota, y hacernos una ruta por allí. Luego tirar hasta Pekín y conocer la ciudad.
Bueno, pues ya veis que la juerga continúa, y aunque queda menos para rematar la faena, ahí estamos en la pomada China. Porque ya sabéis, como se suele decir… hasta el rabo todo es toro.

sábado, 25 de octubre de 2014

DÍA 150 – 151: UN DESTINO... UN NOMBRE

Kashgar: 0 Km
Jueves 23 de octubre
Viernes 24 de octubre

Acumulado: 11556 Km (8401 Km en bici)

Parece que eso de reflexiomear aquí en la china es fácil. Y no porque Adolfo tenga clara la ruta. Hay tal variedad de infusiones y bebidas exóticas que enseguida te pones a tono. De hecho el nene se ha tomado una el jueves, supuestamente para recuperar el dolor articular, que le ha permitido reflexiomear en un naranja monísimo todo el día. Y por cierto, del dolor articular ni rastro. ¡Estos Chinos son la leche!

Después de la bicicleta el camello me parece el mejor medio de transporte...
... al menos por estos calurosos lares.

El jueves fue más de eso, de descanso, recuperación y preparación para reflexiomear. Nos hemos dedicado a conocer esta maravillosa villa (como le gusta decir a Adolfo) de medio millón de personas. No hay sitio pequeño. Todo esta abarrotado de un montón de gente trabajando. Aquí en China son así, levantas una piedra y te encuentras a tres chinos  montándose en cadena unas linternas.

Los cuentos chinos dicen que Kashgar es una ciudad-oasis en la Región autónoma de Sin kiang. Lo de oasis le viene que ni pintado porque estamos al oeste del desierto de Taklamakán (un cacho de terrenito que tiene el tamaño de Italia). La clave está en el río Kashgar que, además de dar nombre a la ciudad, es un auténtico manantial para toda esta comarca.

Para seguir con este rollito primavera informativo os diré que de aquí sale la autopista del Karakórumune, que une Islamabad (la capital de Pakistán) con Kashgar, atravesando el paso Khunjerab. Y ojo que este dato no es tan “rollito”,  porque Adolfo está barajando muy seriamente la posibilidad de que tiremos por ella. Esta ruta nos permitiría enganchar a continuación con la India y con Nepal.

A estos planes se ha dedicado el viernes. Como resumen de su reflexiomeada os apunto varias de las opciones que tiene. Por uno de estos destinos debemos decidirnos:

  1. Tirar al sur por la autopista del Karakórumune,  atravesar Pakistán, India y plantarnos en Nepal.
  2. Apuntar al oriente y entrar por Laos, Myammar, Bangladesh, India, Nepal…
  3. Coger un avión a Katmandú (capital de Nepal) desde Kashgar. (Muy difícil por las estrecheces económicas en las que nos movemos).
  4. Coger un tren a Beijing y dar por finiquitada la aventura.
La clave, ya lo aviso, no está en las ganas… está en la pasta.
Ese va a ser el principal criterio para la decisión final.
Lo que sí me ha asegurado Adolfo es que este sábado es el día tope para finiquitar el tema.  Sea lo que sea el domingo no amanecemos en Kashgar.

¿Cuál será el nombre de nuestro destino…?

Por cierto, el motivo de estar tardando en actualizar las crónicas tiene un nombre: Mamá China. Aquí todo está censurado o directamente no existe. No hay Google, no funciona el Gmail, el blogspot va cuando quiere y ni se os ocurra buscar el You Tube. En este gran país son así… y si no te gusta... pues naranjas de la China.
A pesar de todo, no hay barreras para la Babieca. La crónica está aquí.

Que se entere todo Dios de que Mao aún vive.

Pues con estas inquietudes os dejo. Espero resolveros mañana vuestras dudas…





jueves, 23 de octubre de 2014

DÍA 148 - 149: CINCO MESES PA LA CHINA

Etapa 94: Paso de Irkeshtam - Kashgar  265 kilómetros (7 Km en bicicleta, 259 Km en camión)
Salida: 09:00
Llegada: 15:00
Martes 21 de octubre

Miércoles 22: Descanso
Acumulado: 11556 Km (8401 Km en bici)


Amigas, eso es lo que nos ha costado llegar a la China: 148 días; 11594 kilómetros que dan para hacer una película.... o escribir un libro.

Más fotos de cómo se las gastan las Sierras por aquí...
Ha costado, os lo aseguro. Yo he llegado mal que bien. Muy tocada y con muchos retoques desde aquel ya lejano 26 de Mayo.
Y de Adolfo qué contaros.Varios kilos, diarreas, resfriados y unos cuantos euros menos en los bolsillos le ha costado la China.

Bueno miento. Para ser sincera lo que realmente ha traído a Adolfo hasta la China ha sido su portentosa fuerza de voluntad y su tremenda capacidad para superar todas las adversidades. Y han sido muchas.
Y en este titánico esfuerzo vosotras habéis sido fundamentales. Pareciera que hacíamos el viaje juntos. Porque todo lo vivido tiene sentido sabiendo que estáis ahí. Incondicionales animadoras desde el minuto uno nos habéis traído en volandas con vuestro aliento y, porqué no decirlo, con vuestro dinero. Sin vuestra ayuda esto no hubiese sido posible.
¡GRACIAS!





"Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: naves de ataque en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia...
Roy Batty (Blade Runner)

Porque amigas, lo hemos hecho. ¡ESTAMOS EN CHINA!
Eso fue ayer martes. Después de cruzar varias aduanas, que estos chinos no se fían ni de Dios (mejor estaría decir de Mao Tse-tung, que está por todas partes).

Esta vez sí: Visado y pasaporte.

El caso es que después de cuatro puestos  fronterizos nos cogimos un camión cargado de arena que nos trajo hasta Kashgar. Yo ahí, encima del volquete viendo el paisaje, y Adolfo metido en la cabina con un Chino Mandarín de lo más risueño. Creo que Adolfo ligó, porque el mandarín le echó los tejos. Un gallego con la altura de un Chino… ¡a por él!
Adolfo usó la táctica infalible de hacerse el estúpido (no le cuesta) y hablar Adolfino. No falla.

En menos de tres horas nos plantamos en Kashgar. Algunos besos y abrazos después nos fuimos a un hotel un poco caro (10 €), pero ayer no estábamos para negociar.

El miércoles, siguiendo las estrategias de nuestro amigo “Cutreman” nos hemos buscado un hotel de 5€, mucho mejor y más céntrico. Estamos la mar de bien. Y conociendo la ciudad.

Sobre lo que vamos hacer a partir de ahora Adolfo  tiene que “reflexiomear”. Aún no hay nada decidido. A ver mañana. Si volvéis os lo cuento…

martes, 21 de octubre de 2014

DÍA 147: A LAS PUERTAS DE LA GRAN CHINA

Etapa 93: Sary-Tash, Kirguistán –  Paso de Irkeshtam  71 kilómetros
Salida: 07:00
Vuelta: 15:00
Lunes 20 de octubre

Acumulado: 11284 Km (8394 Km en bici)

Como me imagino que todos estáis pensando en pasaros alguna vez por aquí, os aconsejo que cuando lo hagáis vengáis mentalizados para encontraros con mucho frío, mucha nieve y muchas pendientes.
De lo contrario lo vais a tener muy jodido para transitar por unas carreteras en las que Don Dolor de Piernas y Doña Ventisca Polar serán vuestras grandes compañeras de viaje.

Está la cosa para cazar al Yeti..

Hoy el día ha sido de contrapuntos.
De un lado por la emoción que supone el acercarnos a la China, que nunca ha sido el objetivo último del viaje (ni de coña pensábamos llegar hasta aquí) pero que ahora rozamos con la palma de la mano.
De otro lado el sufrimiento por la dureza de la etapa y por el inhóspito ambiente en el que nos movemos (2 grados centígrados fue la máxima de hoy).

Autopista hacía el cielo.

Las cosas más o menos fueron así de animadas:
  • Los camiones pasaban a 5 centímetros de nosotros.
  • Nosotros circulábamos  a 20 centímetros de desfiladeros increíbles.
  • Un viento gélido cura jamones nos invitaba a conocer la estepa siberiana.
  • Unos “menos no sé cuantos grados” de temperatura hacían las delicias en las manos de Adolfo. 
  • Pinchazos y alguna cadena rota amenizaron la inoportuna subida.
Imaginaros en los Alpes. Multiplicarlo por tres y apareceréis aquí, en el paso de Irkeshtam.
Aquí a -3º C  me dio por pinchar.
Lo que también os puedo certificar es que no mentían cuando hablaban de la belleza de este paso. Un lugar único en el mundo. Parajes abruptos, picos increíbles, valles de ensueño y todo la retórica que queráis echarle definen bien estos paisajes.
Con menos elocuencia pero igual de clarividente define Adolfo estos lugares:
  • “Chavales, este sitio es la hostia”…
Nenos, lo que yo os diga...

Tras muchas horas y no menos esfuerzos nos clavamos (y congelamos) en la frontera Kirgui – China.
Primero la parte Kirgui, muy amables ellos por haber visitado su fantástico país. Después la parte China, que tiene varias aduanas consecutivas. Nosotros nos hemos quedado en la primera, a 3000 metros de altitud, porque cuando llegamos ya no nos dejaron pasar a la siguiente por cierre. Tanta mano de obra y cierran a las 4.

¿Quién quiere un Calippo?

Más altura, más frío.
                                   

Daba igual, porque a Kashgar (primera ciudad importante con respecto a la frontera) no nos dejan bajar en bici. Nos obligan a coger un taxi o un bus. Son leyes Chinas y cualquiera se las discute (en Chino).
Así que hemos encontrado un refugio de montaña aquí cerca y ahí vamos a pasar la noche. A calentar nos vamos... que de frío nos cagamos...


lunes, 20 de octubre de 2014

DÍA 146: EL PASO DE IRKESHTAM

Etapa 92: Gulcha, Kirguistán  -  Sary-Tash, Kirguistán 117 kilómetros
Salida: 06:00
Vuelta: 16:00
Domingo 19 de octubre

Acumulado: 11213 Km (8323 Km en bici)

No sé muy bien si somos un par de locos o dos fenómenos de los que ya no hay.
¿A quién se le ocurre meterse en la cordillera de Tian Shan, con picos de hasta de 7000 metros, en pleno mes de Octubre?
Pues a nosotros, ¡qué cojones!, a un tío  más descerebrado que Benny Hill detrás de una enfermera, y a una bicicleta que ha sufrido más operaciones de cirugía estética que Cher…

Aunque por aquí hay gente más chalada que nosotros.

Sin embargo aquí estamos, en plena confluencia de las cordilleras Tian San y Pamir.
Nos estamos acercando poco a poco y con mucha dificultad al paso de Irkeshtam, punto de la frontera entre Kirguistán y China, situado a una altitud de 3005 metros.
¡Toma castaña con la altura, eehhh!...
Lo que nos estamos encontrando es tan alucinante como agónico. A cada pedalada más nieve, más picos, más frío, más cansancio… y peor firme. Porque amigas, la carretera está de pena. Entre el hielo, el barro y la nieve la cosa se está poniendo impracticable.

Mirad que pasada de paisajes nos encontramos nada más salir de Gulcha.

Ahora, por coraje, ilusión y ganas no será. De momento ya hemos llegado a Sary Tash, último pueblo con civilización antes de llegar al paso de Irkeshtam.
Se dice que este paso lleva siendo usado desde hace más de mil años, ya que se tiene presencia escrita de éste en textos del siglo III a.C..                    
Sea como sea, el paso se popularizó con la Ruta de la Seda y ha sido el que ha unido definitivamente Europa con el lejano oriente asiático. A través de él fluyeron mercancías, materiales, culturas, personas, bicicletas e ideas.
Y para rematar la aventura su situación (a 3.005 metros de altitud) lo convierte en un lugar increíble en medio de las montañas.

Fijaros en la altura de los picos... flipante.

Eso sí, hasta mañana no llegamos... aunque eso no os lo puedo asegurar.  Mis ruedas patinan constantemente y el cambio hace saltar la cadena de un piñón a otro sin criterio por culpa del barro y la nieve. La cosa está jodida, vamos.
Mañana lunes haremos lo que podamos. La frontera con China es el cielo.
A saber que nos encontraremos…

sábado, 18 de octubre de 2014

DÍA 144 - 145: LA VIDA TE DA SORPRESAS... SORPRESAS TE DA LA VIDA

Etapa 90: Osh, Kirguistán 0 kilómetros
Salida: 08:00
Vuelta: 16:00
Viernes 17 de octubre

Etapa 91: Osh, Kirguistán - Gulcha, Kirguistán  94 kilómetros
Sábado 18 de octubre
Salida: 11:30
Llegada: 17:00

Acumulado: 11096 Km (8206 Km en bici)

¿Nunca os ha pasado eso de “tener que comeros vuestras palabras”?
Con Adolfo es a menudo, porque sus opiniones cambian con el día, según el viento o el sol. Un día te dice que aquello es de color verde y al día siguiente que es violeta. Lo más exagerado que le he visto decir es que no vuelve a hacer deporte y a la semana siguiente hacerse la ruta de la seda. Él es así…

De todas formas, otra vez la máquina supera en inteligencia al animal y revoluciona una situación de lo más comprometida. Ahora os cuento...

Como podéis observar en la introducción he incluido el viernes como etapa. Porque salir salimos. Y nos metimos 70 kilómetros de animada carretera, caluroso sol y preciosas vistas.
Todo era perfecto hasta que me dio el gatillazo más fuerte sufrido hasta ahora. Mi eje de la rueda trasera reventó en forma de inclinación metálica de 7 grados. En lenguaje Adolfino: “se acabó lo que se daba Babieca, ese eje va más jodido que mi cabeza… que ya es difícil”.
Y es que un tío que se ha ido de su casa y lleva 8000 kilómetros por esos mundos de Dios, sin el permiso de su madre, verdaderamente no está muy bien de la cabeza.
Mi conclusión por lo tanto fue clarividente: Babieca muy jodido tienes ese eje.

Para los frikies de la mecánica os contaré que el eje provocaba que el piñón grande chocara con los radios y el piñón pequeño rayara con el cambio. Para los demás, mundanos de los artilugios, os diré que la rueda se quedó tiesa. No iba ni para adelante ni para atrás. So pretexto de racharlo todo, claro.

Pues sí que se torció la cosa, sí...

Dos horitas intentó apañar Adolfo mi problema sin conseguirlo. Al final decidió lo más lógico, cogernos un camión de vuelta a Osh.
Pero no había camión que nos parase, por lo que ya tenéis al Adolfo (un tío más nervioso que Chiwaka con una EpiLady) dando vueltas y revolviéndolo todo.
Y mira tú por dónde que revisando (aburridamente) su cartera descubrió que no había pasaporte.
UN MOMENTO, UN MOMENTO, ACENTUEMOS ESTE PROBLEMA COMO CORRESPONDE A SU GRAVEDAD:

  • Osti tú, perdí el visado Babieca. La jodimos…
  • No, nene, la jodiste tú. A mí no me metas.

Pues ya tenéis al Adolfo, más agobiado que Spiderman en un descampado, rumiando donde había perdido el pasaporte. Os recuerdo que un tío sin pasaporte en Kirguistán es como un escarabajo en un patatal: BICHO MUERTO.
Finalmente entre su cabeza y mi mecánica está claro:
Babieca 1 - Adolfo 0.

BAÑOS POR EL MUNDO: Por culpa del canguele que le entró al sin papeles, tuvo que  acudir a este baño de diseño.

Un camionero majísimo nos enganchó en plena histeria de Adolfo y nos llevó al hotel del que habíamos salido 8 horas antes. Lo que pasó a continuación fue más o menos esto:

Después de escuchar las penas del Adolfo al camionero se le quedó esta cara de pena.

Adolfo en Adolfino a la recepcionista:

  • Hola buenas tardes, necesitaría  dormir aquí unas noches más. Por cierto, ¿sabe dónde está el consulado de España en Osh?

Recepcionista en Kirgui - Inglés:

  • Hola señor, no le entiendo una mierda, pero le informo de que está mañana se ha ido sin recoger el pasaporte que había dejado en recepción.
  • AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!! – grito interno de un gilipollas.

Del sábado no comentó más. Me llega con que sepáis que si no es por mi gatillazo acabamos en la cárcel. Seguro que éste no revisaba el pasaporte hasta llegar a la frontera con China, momento en que me temo ya iba a ser demasiado tarde. En fin… Serafín…

Hoy sábado el chaval, muy motivado y agradecido, se ha levantado muy temprano y me ha llevado el eje trasero a arreglar. Parece que la chapuza ha salido bien porque me ha quedado la rueda de rechupete.

Aquí me tenéis otra vez: ESPLENDOROSA.

Tan bien ha ido que nos hemos metido más de 90 kilómetros en cuatro horas.
Empieza otra vez a hacer frío pero según Adolfo venimos preparados. Con lo que nos ha pasado no sé si fiarme del “medio man” este.
Os lo contaré mañana, dadlo por seguro…

jueves, 16 de octubre de 2014

DÍA 142 - 143: CADA OVEJA CON SU PAREJA

Etapa 88: Taşkomur, Kirguistán – Bazar Korgon, Kirguistán 123 kilómetros
Miércoles 15 de octubre
Salida: 07:00
Llegada: 17:00

Etapa 89: Bazar Korgon, Kirguistán  -  Osh, Kirguistán 115 kilómetros
Jueves 16 de octubre
Salida: 05:30
Llegada: 17:00

Acumulado: 11002 Km (8112 Km en bici)

Creo que no os engaño si os digo que probablemente Kirguistán es el país más pobre que hemos pisado durante nuestro viaje. Lo siguiente más cerca sería Albania y aquello es un lujo comparado con esto.

Por lo que he observado (porque  el Adolfete va tan cegado con el frío que no se entera) el país basa toda su economía en la ganadería y en la agricultura.

Este jueves hemos atravesado la parte más oriental del Valle de Ferganá, la zona más fértil de toda Asia central. Por lo que nos han contado los Kirguis este valle es una fuente de conflictos entre Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán, que se disputan las zonas de abastecimientos de agua (ya sabéis, pongo una presa aquí y te jodo a ti). Pues en esta meseta nos hemos encontrado sobre todo con zonas agrícolas llenas de cultivos de algodón y el tabaco.

Ahí los tenéis, currando como kirguis en la recolección del algodón.
En cambio las zonas más accidentadas (las benditas montañas que nos congelaron de viernes a miércoles) están infestadas de caballos, ovejas y vacas. Daba gusto rodar por  esos macizos llenos de jacos, os aseguro que le daban al paisaje un toque de lo más salvaje.

Con el hambre que lleva el Adolfo y aquí, para joder, no hay más que terneras.

Amigas, hasta aquí llega la introducción. Ahora la movida.

Miércoles noche. Montamos el campo base al lado de unos pastores que tienen a sus ovejas por el monte “palante”. Adolfito se toma unas lentejitas y después de congratular con sus amigos ovejeros se mete en la piltra, que el día ha sido duro.

De repente a las once de la noche se empiezan a oír unos silbidos por todo el valle del carajo. Eran otros pastores avisando que el lobo andaba cerca.
Dos minutos tardó nuestro particular hobbit en levantarse y pirar con nuestros pastorcillos a juntar todos los rebaños. Estos silbidos de los otros pastores son las señales que usan para avisarse de la presencia del lobo y cuando esto pasa no queda otra que arrejuntarse y esperar.

A decir verdad la imagen era la siguiente:

  • 7 ágiles pastores juntando rebaños y rebaños.
  • 3417 ovejas enfrascadas en sus balidos y cagadas de conguitos.
  • Una cabra, llamada Adolfo, que disfrutando como un cabrón (valga la redundancia) intentaba seguir la estela de los pastores monte a través. No lo hizo mal, con un poco más de entrenamiento la próxima vez lo ponen de perro pastor.

El resto de la noche fue una juerga. Todos los pastores se juntan y hacen guardia hasta el amanecer. Risas, canciones, chistes… y el payaso del Adolfo descojonándolos de risa. ¡La leche!.. de oveja, si puede ser.

Aquí tenéis a los pastores (padre e hijo) con los que Adolfo acampó.
Al final por la mañana con tanto cachondeo se disfrazaron de Adolfo y hasta me probaron.
Si es por mí me quedo aquí con ellos. Huelen mejor...

Menos mal que la etapa de hoy era suave, porque la hemos hecho sin pegar ojo y oliendo a potrillo.
A última hora de la tarde hemos llegado a Osh, la segunda ciudad más grande de Kirguistán. Hoy toca descansar en hotel, que merecido se lo tiene el ovejero.

Hoy ya nos tocó descender hacia el valle de Ferganá.

Mañana sigue la ruta, aquí no nos paramos. Y lo que viene es de órdago.
Pero eso mañana, que hoy ya me he enrollado bastante. Chao, chao…

PD: os dejo un vídeo donde Adolfo os cuenta sus experiencias con la alta montaña de la Suiza Asiática...



martes, 14 de octubre de 2014

DÍA 140 - 141: LA RUTA DE LA RESILIENCIA

Etapa 86: karakul, Kirguistán  – Algún sitio indeterminado de la provincia de Jalal Abad 63 kilómetros
Lunes 13 de octubre
Salida: 06:00
Llegada: 15:00

Etapa 87: Algún sitio indeterminado de la provincia de Jalal Abad – Taşkomur, Kirguistán 34 kilómetros
Martes 14 de octubre
Salida: 07:30
Llegada: 12:00

Acumulado: 10764 Km (7874 Km en bici)

Hoy además de deleitaros con mi crónica, os voy a meter una sobredosis de fotos en vena, para afilaros los dientes. Veréis como con ellas comprendéis mucho mejor de lo que os hablo.

 Ésta la pongo de primera para que empecéis a flipar.

Adolfo ya bajó el ritmo. “Machacaíto” quedó de la matanza del fin de semana. Esos trescientos y pico kilómetros le han dejado la entrepierna como las guindillas, rojas y picantes. Problema de vaselinas sin duda.El nene lleva tres días suplicando por una cremita de bebé.
Los tendones como melones avanzan hacia calabacines. En ello ha ayudado mucho su templanza en estas dos últimas jornadas. Menos de cien kilómetros repartidos en dos días han hecho las delicias de sus articulaciones.

Se me está quedando paliducho.

Por mi parte peor no puedo ir. Me separa del colapso mi orgullo bicicletero. La cosa pinta mal y no tiene trazas de mejorar.
El problema fundamental es que la belleza de los paisajes es inversamente proporcional al estado de las carreteras. Y lo que estamos viendo es espectacular, así que imaginaros el firme por el que transito.

No os lo imaginéis... aquí lo tenéis.

Mis males son la continuación de los que os avancé el otro día. Para una bicicleta hibrida como yo eso de andar por el monte como las cabras no es lo mejor.

Aún con todo siempre cumplo.

Las bielas me vibran a cada pedalada, las ruedas parecen nueces, mi súper Shimano regulador de piñones ha pasado de cambio a trapicheo, los frenos no existen…. y la cadena va más trillada que una escopeta de feria.

Toma rachada...

La suerte que estamos teniendo es que Lorenzo nos acompaña en el camino. Ese calorcito nos está dando la vida. Hace la ruta más agradable.

Si no es por el sol "morremos"...

Las noches son otro cantar. LAS DOS ÚLTIMAS HEMOS LLEGADO A  -17 GRADOS CENTÍGRADOS.
¡LA BOMBA!

Aquí a la noche te cagas de frío. La foto está hecha a las 5 de la tarde.
Imaginaros a las 5 de la mañana...

Hemos hecho de la necesidad virtud. Como por todas estas cordilleras no hay pueblos tampoco hemos podido comprar agua. Así que a grandes males, grandes remedios y Adolfo se ha dedicado a calentar la nieve y a meter el agua fundida en los bidones.
¿Adivinad donde acabaron esas botellas calentitas recién sacadas del fogón?
Pues dentro del saco de dormir de Adolfo, todo ello aderezado con toda la ropa de invierno que el chiquillo tiene para ponerse. Se acuesta tan embuchado que una vez en el saco es incapaz de moverse. Eso sí, duerme calentito como un tizón.

Pues venga, otra vez a la carretera.

Hoy hemos llegado a Taşkomur, un pueblecito que nos ha dado la vida. Aquí Adolfo se ha hecho amigo de Talant que nos ha dejado dormir en su casa. Un tío gracioso este Talant.

Por suerte este tipo es el único que tiene internet en 400 kilómetros a la redonda.

De momento hoy dormimos a resguardo. Mañana ya veremos y aquí lo contaremos...

RESILIENCIA: Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.

lunes, 13 de octubre de 2014

DÍA 138- 139: KARAKUL, KUL, KUL, SACA LOS CUERNOS AL SOL

Etapa 84: Sosnovka,  Kirguistán – Algún sitio indeterminado de la provincia de Jalal Abad, 147 kilómetros
Sábado 11 de octubre
Salida: 06:00
Llegada: 18:00

Etapa 85: Algún sitio indeterminado de la provincia de Jalal Abad – Karakul, Kirguistán 169  kilómetros
Domingo 12 de octubre
Salida: 05:30
Llegada: 18:00

Acumulado: 10667 Km (7777 Km en bici)

Y os preguntarías cómo es posible que nos hayamos pegado semejante machada de kilómetros en dos días. Yo también. Claro que “a lo hecho pecho”. Desde que salimos de Vigo nunca había estado tan descalabrada. Justita voy. Luego os doy el parte de guerra.

Adolfo lo tiene más claro (lo de por qué tantos kilómetros). El fin de semana ha salido el sol así que: “Babieca, Karakul al sul” y nos hemos metido tremenda kilometrada hacia el Kirguistán más meridional. Lo importante era pasar las cordilleras que rodean a la Reserva Natural de Toktogul con el mejor tiempo posible (esas montañitas tienen picos de más de 4000 metros).

Si seguís la M 41 tenéis la ruta.

Y lo hemos conseguido.

Eso sí, tenéis al Adolfo más mamado que el chupete de un bebe. Ayer sábado acabó tan fundido que casi no monta ni el doble techo. Hoy a pesar de hacer más kilómetros ha acabado mejor.

Y es que las dos etapas han sido de órdago. Con semejante kilometrada el día solo daba para pedalear y comer. Apenas hemos parado. El calorcito nos ha cargado de energía los huesos y los hierros y hemos aprovechado para currar como burros. ¡Madre mía que manera de avanzar!

Claro que tampoco había muchas opciones de parada. Por estas carreteras hemos ido más solos que un moco en la espalda. Sin bares, ni refugios, con apenas coches, la cosa no invitaba a nada más que a seguir de ruta.

Es que es una maravilla, ¿verdad?

Adolfo sigue escoñado de lo suyo. Tranquilas, la próstata la tiene bien. Siempre que pedalea tras unos días de descanso se le ponen los tendones como melones. Es defecto de formación, como su altura. Eso sí, lo de los tendones tiene cura, lo otro…je, je, je...

Como siempre lo mío es más jorobado:

  • Tengo tres piñones útiles y dos de pega.
  • Funciono a una catalina, la del medio, como las bicicletas de los niños.
  • La rueda delantera va en permanente descentre con su eje.
  • Cadena al punto de clara.
  • El cambio agarrado al cuadro con bridas…

Así es imposible. Sus tendones melones me dan la risa cuando se me pone encima. Espero que en Osh me haga algo de chapa y pintura… si llego, claro.

Hoy acampamos a las afueras de Karakul, en un prado al lado de un río. La noche está fría y estrellada. Aquí la temperatura baja mucho del día a la noche. Pero se está bien. Ni llueve ni hiela. Las previsiones no son tan buenas para los próximos días… a ver.
Ya os lo contaré. Hasta luego Karakul…

sábado, 11 de octubre de 2014

DÍA 137: MONTAÑAS A TUTIPLÉN

Etapa 83: Bishkek – Sosnovka 77 kilómetros
Viernes 10 de octubre
Salida: 12:00
Llegada: 17:00
Acumulado: 10351 Km (7461 Km en bici)

Chavalas, menuda “pirimetría” que tienen aquí los Kirguistanos. Adolfo llevaba deseando este momento desde que empezamos el viaje:

  • “Que si Babieca ahora empieza lo bueno”.
  • “Que vas a alucinar con los montañones que nos vamos a comer”
  • “Que menuda chulada poder pedalear rodeado de nieve”
  • “Que con un poquito de grasa en el pellejo al frío yo lo alejo…”

Pues ya lo logró. Por fin hemos pillado de nuevo la carretera. Hoy viernes a las doce de la mañana ha llegado el gran momento. Ya tenemos las condiciones ideales para cagarnos en la leche otra vez, pero eso sí, con alegría:

  • ¡Arriba el masoquismo!, ¡Toma pelete!, ¡Vivan las contracciones metálicas a cero grados!

Esto último es mío (sarcasmo), vistas las circunstancias que nos estamos encontrando.



¿Y cuáles son? Os la describo en un periquete:

  • No hay doscientos metros en línea recta.
  • Esto es un sube y baja antológico. La carretera no tiene ni diez metros en llano. La vida es un tobogán infinito.
  • Nos movemos en altitudes medias de entre 1500 y 2000 metros.
  • La temperatura media es de 7 grados. Tuvimos una máxima de 12 y una mínima de – 2 grados centígrados.
  • Nos hemos hecho amigos a la salida de Bishkek de un viento polar frontal que nos acompaña como una mosca cojonera.
  • Vamos cargados como burros con 6 litros de agua, cuatro kilos de comida deshidratada y 3 bombonas.
  • Hay una lluvia fina, pequeña pero sin pausa, regándonos amigablemente desde el kilómetro 23.

Bien ya paro. Ya sé que se os están afilando los dientes de tanta envidia.

Os diré que Adolfo está estupendo, estas circunstancias le ponen. No es que el tío se ponga cachondo con estas situaciones tan extremas, ni mucho menos, pero es cierto que la nieve al tío le mola mucho. Ya sabéis aquello de "sarna con gusto no pica". Yo le añadiría aquello otro de..."pero mortifica".

Mañana seguimos por la mítica M-41, maravillosa nacional Kirguistana que nos permitirá continuar con este gozo infinito. Hasta mañana pues…

jueves, 9 de octubre de 2014

DÍA 135 - 136: TRES SEMANAS DE OTOÑO

Bishkek, Kirguistán 0 Km 
Miércoles 8 de octubre
Jueves 9 de octubre
Acumulado: 10274 Km (7384 Km en bici)

Y llegó el invierno a Kirguistán. Aquí a las hojas de los árboles no les da tiempo a ponerse tostadas. Las pobres cuando se dan cuenta se petrifican en plena fotosíntesis. El invierno viene a traición. ¡La madre que lo parió! El lunes llegamos en pleno otoño y el viernes piramos con nieve hasta el moño.

Porque el miércoles amaneció así, nevando. Cierto es que solo es una nieve mañanera, que no llega a cuajar,  pero os aseguro que ya hace un frío que pela. Llevamos dos días con máximas de 11 grados y mínimas de – 3 grados centígrados. Vamos, que está la cosa como para salir en asas. Me parece a mí que el mítico nicky naranja con el que Adolfo sale en todas las fotos va a pasar a mejor vida. A partir de ahora plumífero al canto.

Aunque no se aprecie el agua baja congelada...

El niño lleva dos días haciendo lo mismo. Se levanta a las 9, va a un gran bazar del tamaño de cuatro campos de futbol y allí se pierde. Y lo de que se pierde es en sentido literal porque aquello es tan grande que al tercer giro estas más desorientado que una gaviota en la Sierra de Gredos.

Para que veáis que no miento:

El miércoles me compró una rueda delantera (ya os contaré porqué) en el único garito dedicado a bicicletas del gran bazar. Marchó para el hostel, me probó el nuevo artículo último modelo, ajustó las piezas y… ¡BACARRA!,  a la mierda la nueva rueda. Pero vamos a ver, si tenéis de pie una talla 43… ¿os compraríais unos zapatos de la talla 40? Pues mi talla de rueda es la 28 coño…

Pues ya tenéis al chiquillo en el gran bazar el jueves para cambiar la rueda. Eso después de tres horas buscando donde carajo estaba la puñetera tienda de bicis del día anterior. Al final el muy neuras la encontró y después de un buen rollo adolfino consiguió que le devolviera el dinero. Pena de otra rueda, pero no tenía.

¡CHAVAL...! Que no me entra ni con calzador.

Y es que con mi rueda delantera actual estamos jodidos. En cuanto coge aguanieve o barro me empieza a vibrar y me pone la estabilidad a la altura del asfalto. Vamos, que me voy al suelo. Y conmigo el  gurrumino del Adolfo. De momento vamos a tener que tirar así hasta Osh (otra gran ciudad al sur).

Las tardes han sido más relajadas. Mucho parloteo en kirguistano, mucha siesta, mucho lavado de ropa y mucho estudiar la ruta que vamos a tomar. Ya os contaré más sobre ella.

Me han contado que estos son los típicos gorros folclóricos de Kirguistán.
Con lo payaso que es el Adolfo uno de estos le sentaría de perlas.

Mañana viernes vamos a por el visado. El otro día os dije que valía 120 €. ¡Jamones! Eso por los trámites normales, es decir, si te esperas dos semanas por él. El nuestro nos ha salido por 160 € porque nos lo dan en cuatro días. Es como un visado exprés, tócate los piñones. Pero a precio de oro…

Así que mañana volvemos a la ruta y a las aventuras. Y estas se presentan frías y gélidas, veréis. Pues no os las perdáis. Chao.