lunes, 21 de julio de 2014

DÍA 57: ENCADENADOS

Etapa 51: Ohrid, Macedonia  - Ammochori, Grecia  122 Km
Salida: 09:00
Llegada: 20:00
Acumulado: 4011 Km

Llegamos a Grecia. ¡VIVA GRECIA!
Aunque nos ha costado llegar de lo lindo. 
Y eso que hoy Adolfo se ha levantado más fresco que un melón con jamón. Desde que sabe que es famoso el tío le arrea de carallo.
Además hoy se ha enterado de que tenemos un twiter. Lo que nos faltaba. El tío está que se sale. Las tecnologías son así, la caña. Ya podéis seguirnos también en https://twitter.com/adolfoybabieca. Si es que en esto de viajar una nunca va sola.

Uno de los coches que utilizan para ir coger leña al monte.
¿Dónde está Tato?.
Última ganadora Raqueleta.

El día ha sido un toma y daca. La etapa rompe piernas mazo. Y aunque no ha dado el sol a lo bestia sí que hizo mucho calor.
Yo no he tenido el mejor día. La cadena me ha dado la vara. Como la vieja, je, je…
Llevo días que voy haciendo un ruido que ni en las fallas de Valencia. Menudo traca-traca que no llevamos de banda sonora. Y es que la cadena va "encauchutada" entre los piñones y el cuadro y va montando un bifostio de narices.
Adolfo bien sabe que de ahí no puede salir nada bueno y ha intentado ajustarla un poquito. Ha terminado más negro que los cojones de un borrico, de tanta grasa que llevo, pero de arreglar el problema nada. Sigo con el traca-traca.

¡Ay! ¡Quién fuera el caballo de Alejandro Magno!

El caso es que a Adolfo mi cadena le trae de los nervios. No para de bajarse de la bici a ver si encuentra alguna solución. Lo único que consigue el pobre es ponerse más guarro. Mucho me temo que vamos a ir encadenados con ese problema hasta el final del viaje.


Por lo menos las paradas de reparación son en unos sitios espectaculares.

No soy la única con problema de cadenas.
Esta zona (Macedonia) está infestada de osos (por suerte) y aquí es común verlos enjaulados. La verdad es que da mucha pena pero en estos países las leyes de protección deben de pasárselas por el forro.

Una pena...
Pues así, entre cadenas y encarcelados nos hemos pegado una buena kilometrada.
Casi de noche hemos llegado a Ammochori, un pueblecito griego encantador enmarcado entre trigales donde vamos a pasar la noche.
Adolfo ha parado en un bar y está de cháchara.  Bueno, más bien parece que está jugando al Pictionary, porque el tío no para de hacer gestos y de escribir en unas servilletas.
Cuando termine de hacer el paripé piraremos a dormir al monte. Os aseguro que la noche está impresionante. ¡Vamos a disfrutarla!
Hasta más ver.




3 comentarios:

  1. Pupas:
    Kalymera Adolfo. Te va a encantar Grecia. Aprovecha y disfruta del sol, cervecita y la comida. Besos

    ResponderEliminar
  2. He leído por ahí que: En zonas de Grecia y el sur de Italia, la señal de pulgar arriba no significa "todo va bien"; es un insulto de carácter sexual.
    Así que cuidadiño con lo dices en modo Poictionary...
    Bicos
    /almudena

    ResponderEliminar
  3. bueno..visto que nadie se ha aventurado, he vuelto a la foto y..... ahí lo veo...sentadito(y escondidito....) delante justo de esa especie de rueda roja que hay encima de la otra...inconfundible el sombrerito...ji ji...paraos un poco en Grecia Babieca que pinta bien...besiños

    ResponderEliminar