sábado, 5 de julio de 2014

DÍA 41: EL LABERINTO DEL FAUNO

Etapa 38: Novo Mesto - Karlovac 62 KM
Salida: 09:00
Llegada: 18:00 
Acumulado: 2924 Km

Hoy hemos tenido un día de lo más entretenido. Y no precisamente por el tráfico, ni por encontrarnos con una vieja a varazos.
En este sitio un biólogo sería feliz. Aquí hay bichería por todas partes. Ayer a la noche nada más montar nuestro chiringuito nocturno nos aparecieron un par de venados por el campamento de lo más flipantes. Jo, dejan a una bicicleta pequeña. Menudos bicharracos. Menos mal que son vegetarianos.
La noche fue de lo más ruidosa. Escuchamos ruidos constantemente.
A Adolfo unos lugareños le hablaron de que por aquí hay osos y el tío se pasó todo la noche con la “suiza” en la mano por si pasaba algo.
¡Cagado!  Ya os digo yo, que pasé la noche al pairo, que lo que vino  a “cheirar” la pota de la cena fue un zorrillo despistado.
Hombre, a favor de Adolfo os diré que Eslovenia es el país con la mayor población de osos de Europa. Pero lo nuestro era un zorro o un perro miserable, fijo.

¿Dónde Está Tato?
Os dejo la solución del último en palabras de Adolfo:
Está en el ala del sombrero del espantapájaros delante de la flor.
Pero no acaba aquí la cosa. Por la mañana mientras se tomaba el desayuno nos vino a visitar una ardillita de lo más simpática. Era más grande que las que se ven es España. Adolfo, que da de comer uvas a los murciélagos, le tiró pan con Nutella.
La verdad es que la ardilla no le hizo ni puto caso. En cambio estuvo más afectuosa conmigo. Me reconoció de arriba abajo, lo cual me sorprende mucho teniendo en cuenta el olor que desprende mi cadena (a caballo) y mis alforjas (a gorrino).
Aquí hago un paréntesis señoras. El Adolfo es más guarro que el Bernardo, que se bajaba los calzones a pedos, y me tiene el material lleno de mugre.  Que le costará hacer un día una paradita en una lavandería y sanear el tema. Cuando vuelva a España lo van a poner en cuarentana. Adolfo, si la mierda fuera oro tu serías un tesoro…
Después de despedirnos de la ardilla salimos disparados por lo que aquí llaman la N – 105 hacia Croacia. Pero antes de salir de Eslovenia íbamos a tener una última sorpresa.
Paramos a comer en un río cerca de la frontera. Adolfo se comió una estupenda longaniza eslovena (carne de venado) con una barra de pan y se dispuso a echarse una soleada siesta.
No llegó. A los cinco minutos del sueñecito apareció lo que a Adolfo le pareció un lince, para llevarse los restos de la longaniza. Yo creo que era un gato salvaje, que por aquí son grandes como leones, pero no le voy a robar al chaval la ilusión: vimos un lince carallo, que en Eslovenia “haberlos hailos”, como las meigas...
Ante tanto "fauno" local Adolfo se ha metido en internet y ha leído que aunque Eslovenia sólo representa el 0,004 % de la superficie de la Tierra, en su territorio existen más del 2 % de las especies terrestres. Vamos, que es el Amazonas Europeo. De hecho es el tercer país europeo con más bosques a pesar de tener un territorio pequeñísimo.

¡VIVA ESLOVENIA!

Esta Eslovenia es un país de la leche. Menudo sitio. Cuando podáis cogeros una bici y veniros.
Al final llegamos a Croacia. Adolfo va reventadiño. Como ya llegaba por hoy hemos pedaleado lo justo.
Estamos en un camping cerca de Karlovac donde vamos a pasar la noche.
A ver qué pasa “this night”. Porque esto cada día es una aventura.
Y para eso estamos aquí, para contárosla.
Ya sabéis mañana más…

1 comentario:

  1. hombre Adolfo.... hoy te diría que el Tato está, así a primera vista, en el anilla derecha del gimnasta pero claro luego observo bien la foto y me pregunto cómo habrás hecho para ponerlo ahí...ji ji....a no ser que te haya "soportado" Babieca...pobrecita mía lo que debe estar sufriendo solo lo sabe ella...ja ja....besotes para acompañarte a Croacia...

    ResponderEliminar