miércoles, 2 de julio de 2014

DÍA 38: ARRIVEDERCI ITALIA

Etapa 35: Ceggia – Nova Gorica 98 KM
Salida: 08:30
Llegada: 18:30 
Acumulado: 2764Km

Una semana es lo que hemos pasado en Italia. Una semana deliciosa.
Los paisajes, las ciudades y las gentes de este hermoso país nos han llenado de emoción. Amigos, recomiendo encarecidamente un viaje por estas tierras. Son maravillosas.
Nuestra última noche italiana ha sido movidita. Hemos tenido que preparar un autentico ingenio alrededor de nuestro doble techo para evitar ser depredados por algún vehículo a cuatro ruedas. Cuando montamos nuestro campamento nocturno en medio del bosque, no podíamos ni imaginar que nuestro hábitat iba a ser tan concurrido.

Con lo bonito que era el sitio cuando llegamos...

Debe llevarse lo de las carreras nocturnas por el monte, porque no pararon de circular coches por las pistas contiguas a donde estábamos durante todo el anochecer. Y a toda velocidad. Acojonante oye.
Adolfo no las tenía todas consigo por lo que respecta a nuestra seguridad.
Parecía que la nochecita se estaba poniendo más peligrosa que una mula con una guindilla en el culo... cuando al chaval se le encendió la bombilla. Adolfada a la vista. Nuestro intrépido amigo decidió resolver el problema a lo troglodita. Él es así, más bruto que un batido de adoquines.
Agarró todas las piedras de más de veinte kilos que encontró y creó su propio  Stonehenge.  Alrededor de nuestro campamento (con un diámetro de unos veinte metros) hizo una fortificación con bloques de piedra. Coche que se le ocurriese traspasar nuestra muralla iba a quedar más jodido que un crucigrama en chino.
Al final le valió para estar entretenido, porque la noche no fue para tanto. Si se dedicase a repararme los frenos y se dejase de “frikadas” cuanto ganábamos.
El bicho durmió mal y fue todo el día a rastras. Iba más vago que un burro de pesebre. Madre mía.
Yo como un tiro. Teniendo en cuenta que voy sin frenos… vuelo.
A pesar del cansancio cuando nos dimos cuenta estábamos en la frontera con Eslovenia, así sin querer. Casi cien kilómetros de una tacada. El Adolfo cansado pero en forma.
Aquí nos hemos quedado, en un pueblecito encantador llamado Nova Gorica. Es super verde y acogedor. Tiene un río precioso y un bosque a lo gallego. Estamos flipando.
Este si que es un país con gracia. Ajedrez deporte nacional. Tomen nota los profes de E.F.
Nos hemos instalado en una pradera con un riachuelo fantástico. Este país promete.
Pero eso os lo contaremos a partir de mañana.
Arrivederci amici...

4 comentarios:

  1. Pupas:
    Eres mi heroe, hubiese pagado por verte hacer ese tetris de piedrecitas y luego dices que yo soy gañan...jajajajaja
    UN ABRAZO ADOLFIÑO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu aun me ganas. Estamos ahí pero aun me ganas. Un abrazo

      Eliminar
  2. supongo que pararás a echarte unas partidillas de ajedrez callejeras de esas no???......bicos mil....

    ResponderEliminar