sábado, 12 de julio de 2014

DÍA 48: LA DIETA MEDITERRÁNEA

Mostar 0 KM
Acumulado: 3346 Km

Hoy Adolfo ha tenido un día fantástico.
Se ha levantado a las dos. Ha desayunado unos huevos fritos con una longaniza Bosnia y se ha ido a dar un paseo por Mostar. Sin mí.
Yo estoy aquí plantada en un garaje rarísimo, lleno de animales disecados. Aquí podían haber grabado El silencio de los corderos. Huele a cloroformo y a arsénico que mata. Si no fuera bici estos tíos eran capaces de colgarme de la rueda delantera. De vez en cuando viene un tío por aquí con unas pintas terribles. Joder, el jicho de lo feo que es le duele la cara. Creo que es el aniquilador de estas bestias. Y el marido de la del hotel.
Las casualidades de la vida han propiciado que enfrente de nuestro hotel este instalado un restaurante Kebab.
Ahí no conocen a Vlado Gudelj de nada pero hacen unos bocadillos cojonudos… Adolfo está más contento que un enano creciendo (valga la redundancia).
¡Y menos mal! Porque el hombre lleva una dieta desastrosa. Yo voy jodida con mi lubricante de caballo pero el tío se alimenta peor que el Ghandi en ayunas.
Empecemos por el desayuno. Cuarenta y cinco días con este procedimiento. Se levanta. En ayunas va hasta la primera panadería. Compra una barra de pan y se la unta en Nutella. Toma desayuno saltimbanqui.
Con eso tira hasta la cuatro o cinco que se come una frutita. Como veis todo muy frugal.
Así hasta la hora de  descansar.
Entonces llega la gran comida del día. Y aquí el tío no repite una cena. Fijaros la variedad. Se lo curra.

  • Macarrones con chorizo (o lo que encuentra por el país de turno).
  • Macarrones con salchichas.
  • Macarrones con atún.
  • Macarrones con boloñesa.
  • Macarrones con huevo cocido.
  • Macarrones con mahonesa y palitos de pescado.
  • Macarrones con Nutella (os lo juro)…

Bueno, lo dejo aquí que ya habéis aprendido bastante como se hace un hombre.
Aunque claro, así come el mulo así caga el culo, el jodido últimamente va más apretado que el traje de un torero.
Se está quedando más chupao que la pipa de un indio.
En fin. Aquí os dejo un documento histórico gravado ya hace semanas pero tratándose del tema de hoy de una actualidad rabiosa.
Abstenerse de verlo menores de edad y personas con colon irritable.


Con esto os dejo hasta mañana aprovechando que el tío se ha ido al hotel tempranito (con una pizza en el cuerpo) y que yo me quedaré pronto dormida con tanto cloroformo (puto taxidermista…)

2 comentarios:

  1. Me voy a desayunar, solo verlo me ha entrado hambre

    ResponderEliminar
  2. Q grande eres Adolfo!
    Mary

    ResponderEliminar