lunes, 14 de julio de 2014

DÍA 50: ZAS EN TODA LA BOCA

Etapa 45:  Gacko – Carine (Montenegro) 82 KM
Salida: 10.00
Llegada: 19:00
Acumulado: 3518 Km

Hoy Adolfo ha chupado ostias por todas partes.
Siento empezar así, tan grosera, pero es que no se me ocurre otra manera de definir lo que hoy le ha pasado.
Nos las deseábamos muy felices esta mañana. Llegaba el momento de abandonar Bosnia y por fin llegar a Montenegro.
Pero el día no resultó para nada como esperábamos. Negras nubes borrascosas comenzaron a asomar por encima de nuestras cabezas nada más partir (en todos los aspectos).

PRIMER ZAS EN TODA LA BOCA o como pasarse la jornada con los huevos pasados por agua.
Se ve que nos acercamos a Asia porque por aquí definitivamente rozan los monzones. Lluvia desde el minuto uno. Y no unas gotas. Calderos.
Mis colegas del Tour de Francia están sufriendo lo mismo pero a ellas les hacen baño de chapa y pintura al acabar todos los días.
Adolfo tiene otra vez fiebre.  Está más caliente que la manta eléctrica de Rocco Siffredi.
Tenemos todo empapado. Cuadros, alforjas, zapatas… Bueno  y también la ropa del chaval. Su saco de dormir parece una spontex. Y ya aviso de que la noche la vamos a pasar en el monte. Madre mía la que nos espera. Yo oxidada y  Adolfo con los huevos pasados por agua.

SEGUNDO ZAS EN TODA LA BOCA  o como intentar  cruzar la frontera por Tui y que te manden a Ourense a pasarla. 
Pues ese era el plan, cruzar por Kazanci, pero los gendarmes fronterizos nos dijeron que “na nai de la China”,  que por aquí no cruza ni Dios. Que nos teníamos que pegar sesenta kilómetros más al Sur y cruzar por Biléca.
Yo la verdad es que aún no entiendo esta paranoia de cruzar por un lado u otro. Coño, si tienes una frontera abierta qué más dará abrir la otra.
Adolfo se ha cogido un berrinche de carallo. Y lo ha pagado conmigo. Menuda caña  que no me dio. Casi me revienta los pedales.
Como siempre tan burro. Tampoco había para tanto hombre. Con lo bonita que fue la ruta y lo bien que nos trataron en la otra frontera. Joder para el tío, es más exagerado que una lipotimia de Rafael.

TERCER  ZAS EN TODA LA BOCA o como no encontrar un puto pueblo donde sacar dinero.
Pues eso. Montenegro es un “Far West”. Las ciudades  son unicejas y de los más simples. Mucha fábrica de tapas de váter, mucho tienda de espejos , pero de cajeros de dinero ni idea.
La cosa es más triste que ver a Naranjito en una licuadora. Al final hemos tirado hasta un pueblo llamado Carine, nuestra última esperanza.

Paramos a hinchar aquí las ruedas. El tío nos dejaba sobar en su super taller, pero Adolfo que es más duro que un tractor a pedales dijo que no... snif...


CUARTO ZAS EN TODA LA BOCA  o nos vamos a comer los mocos:
Pues eso. Tampoco había cajero. Y lo que es peor Adolfo fue a revisar las provisiones y… alforja de la despensa vacía…
Y en el pueblo ni Dios le coge la moneda de Bosnia…
Hoy no cena. Yo estoy acostumbrada pero el tío está más mosqueado que un pavo el día de acción de gracias.
Al final cansado de tanta ostia (ya avise al principio) nos hemos ido a las afueras del pueblo, ha montado el doble techo y se ha metido en el saquiño el muy desgraciado. Lo dicho, hoy se come los mocos.

A ver como amanece. Yo seguro que atrofiada. No para de caer agua. La noche va a ser dura. Pero así es la aventura ¿no?
Como dicen en mi pueblo “un home é un home e un jato é un bicho”
Ata maña…


2 comentarios:

  1. Mucho ánimo Adolfo y fuerza Babieca, nadie dijo que el camino fuese fácil, pero todo este recuerdo os será gratificante y sois la envidia de medio mundo ciclista y mundo y medio del aventurero, cuidaros mucho y buscar buenos amigos que haberlos hailos como las meigas!!! Mucho ánimo pareja que para dormir calentito y mullidito ya habra tiempo, pero cuidaros para disfrutar mucho del momento, Que paseis buena noche y hasta mañana

    ResponderEliminar
  2. Cuídate un poco chaval que queda mucho viaje. ..

    ResponderEliminar