martes, 1 de julio de 2014

DÍA 37: VENECIA CIUDAD PROHIBIDA

Etapa 34: Dolo – Ceggia 59 KM
Salida: 09:00
Llegada: 17:30 
Acumulado: 2666 Km

“Tengo por los más felices que haya vivido nunca los días en que, con mi miserable hatillo al hombro, vagabundeaba por montes y valles en el maravilloso país de las nieves y entraba de incógnito en la ciudad prohibida de Lhasa”.
A veces, una simple frase es suficiente para cruzarse medio mundo en busca de unos paisajes soñados. Lhasa, el Tibet, Estambul, Venecia...
Estas palabras de Alexandra David-Néel se me repetían en mis viejos hierros mientras nos íbamos acercando a Venecia, la ciudad prohibida para las bicicletas.
Por cierto, Alexandra fue la primera mujer europea que consiguió entrar en la ciudad prohibida de Lhasa, disfrazada de mendiga, en el ya lejano 1924. Una mujer de mérito.
Pues aquí tenéis una bicicleta de mérito. Una pionera de más de treinta años entrando en Venecia, una ciudad en donde las bicicletas relucen por su ausencia.

Qué... ¿alguna bici?

Así me sentí yo, como Alexandra, sola en uno de los lugares más bellos del mundo y sin una de mi especie por ningún lado. De hecho durante mi estancia no vi ni una sola bici.
Porque señoras, aquí lo que se gasta son las góndolas. Góndolas grandes, pequeñas, amarillas, rojas, movidas a pértiga, a motor, viejas, nuevas... Ese es el vehículo oficial de transporte.
Bueno miento, he visto algo parecido a una bicicleta, concretamente un triciclo de un niño de no más de tres años, que pedaleaba por la plaza de San Marcos sin ton ni son. Y es que ver aquí una bici es más difícil que pellizcar una bombilla vamos.

No faltemos a nuestra cita en Venecia ¿Dónde está Tato?
Ultima ganadora super Raquel...

Lo de Adolfo ha tenido valor. Él se ha empeñado en meterme en esta ciudad. Se lo ha currado el tío. Y encima le ha pasado factura. Tiene los brazos como Popeye de tanto cargar conmigo de arriba para abajo. Porque otra cosa no hay en esta ciudad, pero puentes…
Y claro, que tienen los puentes antes y después... ¿Rampas adaptadas a todo tipo de vehículos y discapacidades?...
¡No hijo noooo!
¡ESCALERAS!
Y como hay un puente cada veinte metros, pues venga a cargarme y a pasarme a peso hasta el otro lado. Un toro. Así ha sido con más de ochenta puentes.

Ya veis, lo que es futuro aquí las bicicletas tenemos poco...

Como veis circular por Venecia en bicicleta es más jodido que rascarse el culo con los pies.

Puentes y puentes y puentes...

Finalmente encontramos una placita encantadora y Adolfo por fin descansó. Se tomó una merecidísima pizza y le pidió a un gondolero que nos sacara en góndola de la ciudad (por evitarse los puentes).

¿Quién tiene una servilleta pa el nene?

A mí la verdad me ha quedado un regusto estupendo. Creo que soy la única bicicleta del mundo que se ha colado por toda Venecia y que ha circulado por ella. A cuenta del cabronazo de mi dueño eso sí. Pero como Adolfo es más bruto que mandar a la abuela por droga, parece que lo ha llevado con simpatía.

Colegas, con esta foto se podía hacer una postal eeh...
San Marcos conquistado.

A las cinco piramos de este paraíso.
Adolfo la ha puesto en su “top ten” de ciudades con encanto. Empata con Marrakech y con Florencia. Con lo algarrobo que es el tío, lo de Venecia tiene mérito.
Poco más viajamos. Hicimos unos kilómetros y al llegar a un monte cerca de Ceggia montamos nuestro campo base nocturno.
El día para mí ha sido espectacular. Me sentí como Alexandra en su periplo por Lhasa.
Y es que hay viajes que marcan. Y este es sin duda uno de ellos.
Mañana más…nefás…

3 comentarios:

  1. Felicidades aos tres un por escribir todas estas fabulosas crónicas (impresionante todo este elenco de comparacións absurdas..sonche moi boas. Por certo un abrazo Luís) e os outros dous por estar a pe de campo nesta fermosa aventura. Adolfiño estáche quedando un tipo fino de carallo!! ..as de mollar algo máis que os pes antes de rematar esta aventura. Por se as moscas poreille un cirio a San Antonio para que se cumpla!!

    ResponderEliminar
  2. mensaje para el maquinista:sobre la cubierta.stop.en la popa.stop.a babor.stop.... ahí tumbado!! como un crucerista tomando por fin el sol.....qué suerte!!! el Tato viajando en góndola!! quién le iba a decir que vería tanto mundo con poco más de un mes de vida.....no puedo desengancharme de este diario!!!!...a veces hasta me da la impresión de que estoy por ahi de vacaciones con vosotros!!!....muchas gracias por vuestra aventura..

    ResponderEliminar