viernes, 27 de junio de 2014

DÍA 33: APOCALIPSIS NOW

Etapa 31: Podenzano -  Piadena, Cremona  76 KM
Salida: 14:00
Llegada: 18:00 
Acumulado: 2416 Km


PARTE DE GUERRA EN CARRETERA
Difíciles comunicaciones. Stop.
Día complicadísimo. Stop.
Partimos tarde aprovechando al máximo el hotel de ayer. Adolfo se levantó con fiebre. Stop.

Por la mañana era todo garra.
El día estuvo para abrir los ojos y cerrar el culo. 

14:00: Primera hora de ruta encantadora, circunvalando un valle de Cedros maravilloso. Stop.

15:00: Intensa lluvia, rachas de viento de hasta 80 Km/h, niebla densa. Adolfo comienza a dar signos de fatiga. Yo tengo severos problemas en la rueda delantera (la del atropello), algún radio no va fino. Stop.

16:00: La lluvia arrecia con fuerza. Cubos descargan sobre nosotros. Los tenis de Adolfo son como dos globos hinchados de agua. Yo pincho dos veces y me falla el freno de atrás. Siguen los problemas de la rueda delantera. Stop.

17:00: Fuerte granizada que me provoca patinazos frecuentes. Adolfo tirita de frío. Agotamiento extremo. Stop.

18:00: La niebla no permite ver. Las rachas de viento y lluvia son muy desestabilizadoras. Nos rendimos y afrontamos la huida hacia un denso bosque de cedros que parece disipar algo la lluvia. Stop.

De los pocos ratos sin lluvia. Luego, ese fondo feo de atrás nos envolvió.

SITUACIÓN DEL FRENTE
La situación no puede ser más desesperada. Stop.
Adolfo ha montado el doble techo y me ha cubierto con ramas. Stop.

Entre otros enemigos nos encontramos:

  • Frío: El teléfono marca 7 grados de temperatura. El viento y el agua intensifican la situación. Hace más frió que cazando mamúts. Stop.
  • Lluvia: No ha parado ni un minuto. Continúa lloviendo con fuertes ráfagas. Por momentos aguacero. Hay ríos de agua que circulan por debajo del doble techo. El cielo está más negro que el calcetín de un minero. Stop.
  • Ropa mojada: Saco mojado, ropa de abrigo empapada… La cosa se ha puesto más jodida que mear chinchetas. Stop.
  • Hormigas rojas: El árbol contiguo a nuestro chiringuito tiene un hormiguero. Cuando nos dimos cuenta era demasiado tarde. Adolfo ha echado sal a su alrededor. Insuficiente.  El agua diluye la sal. Padece más de veinte picotazos. Por la noche se esperan más ataques. La zona es menos segura que las correcciones del Word. Stop.
  • Suciedad: Por culpa de las reparaciones y el barro de las pistas Adolfo está más sucio que la conciencia de un sacerdote. Stop.
  • Resina: Las bombas de resina vienen de los Cedros. Ha recibido más de diez impactos. No sé si dentro de varios cientos de millones de años encontraran a Adolfo fosilizado dentro de una piedra de ámbar… Con una hormiga. Stop.
  • Fiebre: El chaval sigue tocado. Está más feo que el parto de Mick Jagger. Stop. 


Me despido con la incertidumbre de que pasará esta noche. Sobrevivir es lo importante. Stop.
Mañana os cuento. Stop.

¿Dónde está Tato?
Como ayer no me lo habéis buscado hoy os damos una segunda oportunidad.




5 comentarios:

  1. Bueno Adolfiño tranqui que ... algún dia de chuvisca tiña que vir non? Ánimo y al toro que mañana seguro que ya sale el solete de nuevo y todo se secará...me alegra ver cómo cuidas al Tato que hasta le reservas cama...ji ji..sigue para adelante que nos haces soñar cada dia....un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Joder Adolfo, con un par! Ánimo que nunca choveu que non escampara. Eres más grande que Tyrion Lannister. Todos los días cuando la Babieca habla siento que también estoy ahí pedaleando contigo. Fuerza amigo!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Animos Adolfiño!!... y a Tato deberias taparlo un poco para q no se "arrefrie" mientras duerme,...un abrazo grande!! mary

    ResponderEliminar
  4. Ya estamos para otra. Hoy no llueve (de momento). Pero edtoy muy cansado. Hoy voy s tirar lo que pueda y cuenco encuentre un buen sitio me tiro a descansar y secar la ropa u el saco que otra no hecita así y no se no se...pulmonía al canto. Gracias por los ánimos la moral esta al 100% pero las pierniñas piden papas.

    ResponderEliminar
  5. Consuélate pensando que estás en la patria del ilustre fabricante de violines Antoni Stradivari, y del no menos genial compositor Claudio Monteverdi.

    Fuerza!

    Edu.

    ResponderEliminar