jueves, 26 de junio de 2014

DÍA 32: UN PAR DE "CALADURAS"

Etapa 30: Génova -  Podenzano, Piacenza - 130 KM
Salida: 10:00
Llegada: 18:00
Acumulado: 2340  Km

Con lo bien que dormimos en Génova...
Fue salir camino de Piacenza chico y empezar a caer la de Noé.
¡Madre mía que manera de llover!.
Adolfo estaba más mojado que el submarino de los Beatles. Y yo... pues yo con deciros que llevaba las ruedas hinchadas con agua en vez de con aire... ya os lo podéis imaginar.

Non parou de chover...oes... Parecía O Caurel.

Cuando llevábamos treinta kilómetros Adolfo estaba tan arrugado como una uva pasa. Tiritando, tosiendo, estornudando, descoordinado... y con 100 kilómetros por delante.
Hemos llegado a Podenzano al borde de la pulmonía. !Terror de día!

¿Dónde está Tato?
Ayer estaba en el hombro de la tercera bailarina empezando por la izquierda
Para un día que hay competición. Empate técnico.
Pero enhorabuena a Mary y a Raquel por la intención.

Cuando vio que estaba al borde de la congelación paró en un bar a momificarse los pies con papel higiénico y el secador de manos.

No veo nada bien a Adolfiño, lo noto muy tocado. Estoy más mosca que un pavo el día de Navidad.
Menos mal que nos hemos metido en un hotel, ha esparcido la ropa por toda la habitación para secarla y se ha metido en camita para escribir las lineas que ha continuación os cuento:


Hola amiguitos y amiguitas. Antes de nada agradeceros todos y cada uno de los comentarios que habéis hecho en el blog. Deciros que cada uno de ellos es como un abrazo que me dais y eso siempre se agradece. Qué os alegremos un minuto de vuestras vidas leyendo las tonterías que me pasan a mí y a mi vieja amiga la a Babieca ya justifica todo el viaje.
Y es cierto que en esta aventura estamos todos, no podéis ni imaginar la fuerza que da en las piernas saber qué estáis todos ahí. 

No sé si llegaremos a China, ese nunca fue el objetivo de este viaje. Lo que sí es cierto es que las ganas y la motivación están tan grandes como el primer día.
La experiencia del Camino de Santiago fue cojonuda me sentía como el hijo de un militar de la OTAN teniendo que hacer amigos todos los días. Sentía que todos y cada uno de las personas que iba encontrando serían unos compañeros de viaje perfectos. Y es que en este mundo hay una gente increíble.
Luego llegó Francia el país de los gabachos. Siempre les tuve cierta manía, he de reconocerlo, pero la vida me acaba de dar otro zas en la toda boca y sólo me encontré gente maravillosa dispuesta a ayudarme. 
Ahora  andamos por Italia y la verdad que de momento perfecto.
Antes de empezar este viaje tenía  miedo en hacerlo solo, ya sabéis que habló hasta debajo del agua y estar un par de meses sin charlar con nadie no sabía si sería capaz de soportarlo. Pero la verdad es que no paré de hablar desde que he salido de Vigo. Yo no sé si me entienden o no me entienden, pero yo les  echo unas parrafadas que quedan alucinados. 
También pensaba que el que viajaba solo era porque no tenía amigos con quien ir. Pero ahora os digo que yo en mi vida no he hecho un viaje con tantos amigos como éste.
Muchas gracias a todos por estar.
Os quiero
 Crónicas Adolfinas

Pues eso, tranquilos, que el Adolfo tiene siete vidas y mala hierba nunca muere.
Hasta mañana...

Como veis Tato también se está echando una sobada.


6 comentarios:

  1. ...Gracias! sobretodo por la foto del bendito Tato,...asi sera mas facil intentar encontrarlo! ;DD Mary

    ResponderEliminar
  2. Tus fans envidiosos te mandamos ánimos para aquellos momentos en los que más los necesites :)
    Aprovechamos para proponer un reto, ¿encontrarás una chica molona que le de un beso al Tato y lo inmortalice en una foto?

    ResponderEliminar
  3. vaya pies que tienes jefe, hay hay hay , animo desde la ronda pequeño indurain.,,,,,,,,¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Qué difícil está ese Tato, caray... Adolfillo, qué chulas tus aventuras y tus palabras también. No tenía yo ninguna duda de que hablarías por los codos con quien fuera, así sea un jeque árabe... Hoy mismo Lórien me preguntaba si sabías chino, y le dije que no, pero que seguro que entendías de maravilla. Por cierto, tengo dos recados para ti de parte de mis hijos:
    -De Lórien: que si encuentras una novia india, o china, o así, que nos avises.
    -De Héctor: que mejor vayas por donde están los tigres siberianos (que por si te interesa son los tigres más grandes que existen) y después ya vajas todo derechito hasta China...
    Pues eso, ya sabes.
    Un biquiño y buenas noches,
    Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que Héctor está deseando que vuelva Adolfo

      Eliminar
  5. Pues no le falta razón a Héctor, porque en cuanto llegue al Kurdistán turco, tal y como están ahora las cosas por ahi, más le vale a Adolfo coger muy, muy al norte y rodear el Mar Caspio por la izquierda, en lugar de por la derecha. Ya de paso, se acerca a ver un tigre siberiano.

    ResponderEliminar