domingo, 15 de junio de 2014

DÍA 21: NO CAMBIES DE CANAL

Etapa 19: Toulose – Castelnaudary  65 KM  (Sábado 14 de Junio)
Salida: 10:00
Llegada: 16:00 
Acumulado: 1371  Km

Etapa 20: Castelnaudary - Carcassonne 42 KM  (Domingo 15 de Junio)
Salida: 10:00
Llegada: 14:30 
Acumulado: 1413  Km

Hoy os escribo desde Carcassonne, sin duda una de las ciudades más bellas de Europa. Después os enseñare alguna foto.
Pero vamos por partes, que tengo mucho que contaros.
Ayer me despedí de vosotros recién salidos de la comisaria de Toulouse en dirección al Canal du Midi. Al final a eso de las diez de la mañana y sin dormir nada (quién no sepa porqué que se lea el post anterior) comenzamos nuestra ruta por el Canal.

¿A qué parece que pone HOTEL DE POLICE?

Para que os hagáis una idea, viajar por este Canal es como ir por cualquier parque público que uno tenga en su ciudad y que esté lleno de árboles plataneros. Con una particularidad muy importante, viajáis todo el rato al lado del impresionante rio Garona (durante 240 Km hasta el Mediterráneo) lo que hace del viaje un ejemplo de belleza y singularidad.

Creo que son que son 60.000 plataneros. Después de cinco dejé de contar.

Lo de "belleza" para cualquier persona sensible menos para Adolfo que es un chusquero y no para de repetirme que esto es más aburrido que un partido de ajedrez por radio.

A Adolfo le va la marcha: motos que nos adelantan por la derecha, camiones haciendo huracanes, ambulancias rozándonos las llantas, prostitutas de carretera que nos quieren montar (cuando debería ser al revés), carreteras nacionales cabronas que a traición nos meten sin avisar en autopistas, gendarmerís que nos dan el alto por circular en vías solo de coches, marroquíes que nos atropellan o gilipollas en sus coches que nos tiran agua en la cara... son algunas de las lindezas que le molan. Él es toda emoción o nada, !qué coño!.

¿Qué será mejor, esas carreteras infernales o esta ruta de adorables barquichuelos?

Gracias a Dios soy la parte sensible de la relación y yo sí disfruto de la calma y armonía del canal.

Siete esclusas seguidas salvan un desnivel de más 40 metros...ni el canal de Panamá.
Ayer sábado, después de varias horas de recorrido nos encontramos con unos franceses en apuros. Una patrulla de domingueros en sus impresionantes  BBKs de 6000 € que habían salido de ruta hacia Castelnaudary donde se iban a pegar una papada de mil demonios.
Pero” ete” aquí que de mantenimiento de bicis sabían poco y Adolfo, que cuando quiere tiene más talento que un estornudo de Einstein, sacó sus conocimientos bicicleteros y les dejó  las bicis de rechupete. Es lo que tiene cortejar a una bici de treinta años, que coges una jovencita y no se te resiste.
Los tipos eran unos franceses cojonudos y nos invitaron irremediablemente a comer con ellos (bueno principalmente  a Adolfo, a mi dejaron con las BBk pijolas que flipaban con mis hazañas).
Tenían una montada de impresión. Habían reservado para los quince guerreros que iban haciendo la ruta una comilona de escándalo. Por lo que entendí era una especie de Cassoulet. Se trata de un estofado  de  habichuelas  blancas a las que se incorpora diversos ingredientes cárnicos a modo de "compango", tradicionalmente  pato confitado, costillas de cerdo, salchichas de Tolouse, etc…. Todo ello cocinado durante veinticuatro horas. ¡Impresionante!
Estuvieron comiendo y bebiendo de cuatro a siete. Imaginaros como me salió Adolfo del restaurante. Iba más contento que un perro con dos colas. Y que barrigón !Madre Mía!

Este Canal es así: una caja de sorpresas. Un sitio de lo más recomendable. Por mi me quedaba aquí una temporada. No cambiaba yo este Canal por nada del mundo.

Nos volvimos al río y en el primer recoveco (una parada de bus) que encontramos nos echamos a dormir.

Sueñecito busero...

Esta mañana amanecimos un poco resacosos y hemos hecho una etapita tranquila hasta Carcassonne. Esta ciudad es increíble.
¿Os acordáis de aquel juguete que se llamaba Exin Castillos?
 Era un juego de  construcción de arquitectura, que consistía en crear a través de piezas elegantes castillos de estilo centro-europeo. Las piezas eran de color gris, los tejados azules y los accesorios y figuras dorados. Adolfo tenía varios y siempre me tumbaba para poner sus construcciones encima mía.


Piérdete por aquí...



Pues Carcassonne es así, una ciudad de cuento. Yo llevo todo el día con los radios estremecidos con tanta belleza.
Hemos cogido una pensión preciosa y ahora estamos dando un paseíto nocturno encantados, que mañana nos volvemos al canal y hay que disfrutar de este placer.

¿Dónde está Tato?
Volvemos con nuestra mítica misión...

Por eso nada más amigas y hasta mañana…! i morgen er endnu en dag!




5 comentarios:

  1. pues opino igual que Babieca...qué apetecible bicicletear por ese canal!! entre los plataneros y el castillo de cuento, por lo menos os dado para compensar el estrés pasado el día anterior...y el Tato escondidillo pero mirando de frente al lado justo de la 1ª flor naranja empezando por la izquierda del macetón en el que descansa Babiequiña...creo yo...aunque tampoco apostaría una mano a que es él..je je...bikos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo digo lo mismo que tú (sobre Tato, bueno y sobre el resto también), y lo pensé antes de leerte. Así que supongo que 4 ojos se equivocarán menos que dos...

      Eliminar
  2. Adolfo, si en Francia ya te pasa esto, espera al llegar a Irán. ¡VENTE PARA CASA!

    ResponderEliminar
  3. Nada ni nadie se interpone en el camino de aquellos que persiguen sus Sueños..

    Adelante
    Valientes!

    En cuanto a la procedencia de quién os arrojó al arroyo, que más da.. El Ser o no ser va en la Persona.

    Aquellos que viajan con el corazón abierto siempre encontrarán una mano dispuesta a ser ayudados.

    "Dios aprieta pero no ahoga"




    ResponderEliminar
  4. Vaaaaaaamos Dolfooooo!!!! Dalle luuume

    ResponderEliminar