lunes, 8 de septiembre de 2014

DÍA 104 - 105: TRAS EL RASTRO DE LA SÁBANA SANTA

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

Menudo fin de semana. El Adolfo se nos está cambiando. Ahora al tío le ha dado por la exploración y la investigación, así que el fin de semana ha sido movidito. 
Todo comienza cuando conoce a Helmut, un alemán hippie que viaja por el mundo con su hija y un Ford K. ¡Qué poco original lo del coche, la verdad! Donde se ponga como transporte una bicicleta que se quite todo lo demás.
El caso es que Helmut, un tipo bohemio y encantador, le propuso a Adolfo viajar este fin de semana por el desierto hasta Davit Gareja, un monasterio impresionante excavado en roca situado en la región de Kakheti.

La historia, por lo que me ha contado Adolfo,  es que hacia el siglo V d.C. un pequeño grupo de monjes georgianos se alejó del resto de la sociedad para buscar un lugar de paz y tranquilidad. Después de varios días deambulando por el desierto se encontraron con una montaña aislada, donde se asentaron y crearon el primer núcleo de una comunidad monástica que ha sobrevivido hasta hoy.
Por lo visto hay 5.000 celdas excavadas en la pared rocosa, que dan a un valle desértico con vistas a Azerbaiyán. Hay capillas, comedores, iglesias y todas las instalaciones necesarias para la vida del monasterio, algunas de las cuales aún conservan los frescos del siglo VIII al XIII. El sitio es de impresión. ¡Y todo ello excavado en roca! Flipa…

Hoy no comento. ¡Qué carajo!
Que me hubiera llevado.





Pero lo que más le llamó la atención a Adolfo es que los georgianos reivindican que la sábana santa estuvo allí guardada. La tuvieron los santurrones de Davit Gareja y sus secuaces hasta que algún mamarracho en el nombre de Cristo se la llevó a Turín.

Por otra parte Adolfo venía muy impresionado del desierto. Dice que la noche en él es indescriptible. Pues preparémonos porque esa zona nos coge en la ruta hacia Azerbaiyán.

Para llegar a los monasterios había que pasar por unos paisajes de impresión.
Un geólogo aquí lo flipa.

Nada más colegas, aquí termina el fin de semana, de lo más interesante como veis. 
A mí, el capullo me tiene un poco abandonada, aunque no me quejo. Me ha prometido que este lunes (víspera de la entrega del visado) la tomará conmigo. Espero que sea para bien. Chao

4 comentarios:

  1. ....qué envidia! vosotros por ahí,en el desierto, buscando la sábana santa y nosotros aquí lavándolas y poco más....ji ji...un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Raqueleta tu comentario és extraordinario. Tiene mucho mensaje .Adolfo mucho animo y sigue disfrutando como nosotros lo hacemos siguiendote.muchos besossss.

    ResponderEliminar