sábado, 18 de octubre de 2014

DÍA 144 - 145: LA VIDA TE DA SORPRESAS... SORPRESAS TE DA LA VIDA

Etapa 90: Osh, Kirguistán 0 kilómetros
Salida: 08:00
Vuelta: 16:00
Viernes 17 de octubre

Etapa 91: Osh, Kirguistán - Gulcha, Kirguistán  94 kilómetros
Sábado 18 de octubre
Salida: 11:30
Llegada: 17:00

Acumulado: 11096 Km (8206 Km en bici)

¿Nunca os ha pasado eso de “tener que comeros vuestras palabras”?
Con Adolfo es a menudo, porque sus opiniones cambian con el día, según el viento o el sol. Un día te dice que aquello es de color verde y al día siguiente que es violeta. Lo más exagerado que le he visto decir es que no vuelve a hacer deporte y a la semana siguiente hacerse la ruta de la seda. Él es así…

De todas formas, otra vez la máquina supera en inteligencia al animal y revoluciona una situación de lo más comprometida. Ahora os cuento...

Como podéis observar en la introducción he incluido el viernes como etapa. Porque salir salimos. Y nos metimos 70 kilómetros de animada carretera, caluroso sol y preciosas vistas.
Todo era perfecto hasta que me dio el gatillazo más fuerte sufrido hasta ahora. Mi eje de la rueda trasera reventó en forma de inclinación metálica de 7 grados. En lenguaje Adolfino: “se acabó lo que se daba Babieca, ese eje va más jodido que mi cabeza… que ya es difícil”.
Y es que un tío que se ha ido de su casa y lleva 8000 kilómetros por esos mundos de Dios, sin el permiso de su madre, verdaderamente no está muy bien de la cabeza.
Mi conclusión por lo tanto fue clarividente: Babieca muy jodido tienes ese eje.

Para los frikies de la mecánica os contaré que el eje provocaba que el piñón grande chocara con los radios y el piñón pequeño rayara con el cambio. Para los demás, mundanos de los artilugios, os diré que la rueda se quedó tiesa. No iba ni para adelante ni para atrás. So pretexto de racharlo todo, claro.

Pues sí que se torció la cosa, sí...

Dos horitas intentó apañar Adolfo mi problema sin conseguirlo. Al final decidió lo más lógico, cogernos un camión de vuelta a Osh.
Pero no había camión que nos parase, por lo que ya tenéis al Adolfo (un tío más nervioso que Chiwaka con una EpiLady) dando vueltas y revolviéndolo todo.
Y mira tú por dónde que revisando (aburridamente) su cartera descubrió que no había pasaporte.
UN MOMENTO, UN MOMENTO, ACENTUEMOS ESTE PROBLEMA COMO CORRESPONDE A SU GRAVEDAD:

  • Osti tú, perdí el visado Babieca. La jodimos…
  • No, nene, la jodiste tú. A mí no me metas.

Pues ya tenéis al Adolfo, más agobiado que Spiderman en un descampado, rumiando donde había perdido el pasaporte. Os recuerdo que un tío sin pasaporte en Kirguistán es como un escarabajo en un patatal: BICHO MUERTO.
Finalmente entre su cabeza y mi mecánica está claro:
Babieca 1 - Adolfo 0.

BAÑOS POR EL MUNDO: Por culpa del canguele que le entró al sin papeles, tuvo que  acudir a este baño de diseño.

Un camionero majísimo nos enganchó en plena histeria de Adolfo y nos llevó al hotel del que habíamos salido 8 horas antes. Lo que pasó a continuación fue más o menos esto:

Después de escuchar las penas del Adolfo al camionero se le quedó esta cara de pena.

Adolfo en Adolfino a la recepcionista:

  • Hola buenas tardes, necesitaría  dormir aquí unas noches más. Por cierto, ¿sabe dónde está el consulado de España en Osh?

Recepcionista en Kirgui - Inglés:

  • Hola señor, no le entiendo una mierda, pero le informo de que está mañana se ha ido sin recoger el pasaporte que había dejado en recepción.
  • AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!! – grito interno de un gilipollas.

Del sábado no comentó más. Me llega con que sepáis que si no es por mi gatillazo acabamos en la cárcel. Seguro que éste no revisaba el pasaporte hasta llegar a la frontera con China, momento en que me temo ya iba a ser demasiado tarde. En fin… Serafín…

Hoy sábado el chaval, muy motivado y agradecido, se ha levantado muy temprano y me ha llevado el eje trasero a arreglar. Parece que la chapuza ha salido bien porque me ha quedado la rueda de rechupete.

Aquí me tenéis otra vez: ESPLENDOROSA.

Tan bien ha ido que nos hemos metido más de 90 kilómetros en cuatro horas.
Empieza otra vez a hacer frío pero según Adolfo venimos preparados. Con lo que nos ha pasado no sé si fiarme del “medio man” este.
Os lo contaré mañana, dadlo por seguro…

9 comentarios:

  1. Me encanta el baño, no sé si es racionalista o minimalista, yo tendría problemas para acertar.... Besos para los 2, cuidaros muchoooooooo ★★★★

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se sabe si es un baño, una hucha gigante, un aparcamiento para bicis, o las tres cosas a un tiempo.

      Edu.

      Eliminar
    2. La verdad es que es inverosímil... Yo estoy con Edu, ¿seguro que su función inicial era la de baño?

      Adolfillo, qué suerte tuviste! Se ve que los buenos espíritus estaban contigo esta vez.

      Y por cierto, Babieca, ¿qué sabes de la ruta a seguir? Porque yo estoy un poco despistada. ¿Por dónde vais a entrar en la China mandarina?

      Un biquiño para los dos!

      Eliminar
    3. Yo creo que los kirguís en vez de entretenerse leyendo se entretienen apuntando.

      Ánimo Adolfiño!!!

      Xavi

      Eliminar
  2. ¿Qué sería de este viaje sin las historias de pasaporte, visados y tarjetas? Está claro que el viaje de Marco Polo no fue ni la mitad de emocionante.

    ResponderEliminar
  3. Pues menos mal, casi la lías bien. Oye toda esa zona es la que describía Julio Verne en aquella novela. "Miguel Strogoff"?

    ResponderEliminar
  4. Qué cara de buena gente tiene el camionero!

    ResponderEliminar