lunes, 13 de octubre de 2014

DÍA 138- 139: KARAKUL, KUL, KUL, SACA LOS CUERNOS AL SOL

Etapa 84: Sosnovka,  Kirguistán – Algún sitio indeterminado de la provincia de Jalal Abad, 147 kilómetros
Sábado 11 de octubre
Salida: 06:00
Llegada: 18:00

Etapa 85: Algún sitio indeterminado de la provincia de Jalal Abad – Karakul, Kirguistán 169  kilómetros
Domingo 12 de octubre
Salida: 05:30
Llegada: 18:00

Acumulado: 10667 Km (7777 Km en bici)

Y os preguntarías cómo es posible que nos hayamos pegado semejante machada de kilómetros en dos días. Yo también. Claro que “a lo hecho pecho”. Desde que salimos de Vigo nunca había estado tan descalabrada. Justita voy. Luego os doy el parte de guerra.

Adolfo lo tiene más claro (lo de por qué tantos kilómetros). El fin de semana ha salido el sol así que: “Babieca, Karakul al sul” y nos hemos metido tremenda kilometrada hacia el Kirguistán más meridional. Lo importante era pasar las cordilleras que rodean a la Reserva Natural de Toktogul con el mejor tiempo posible (esas montañitas tienen picos de más de 4000 metros).

Si seguís la M 41 tenéis la ruta.

Y lo hemos conseguido.

Eso sí, tenéis al Adolfo más mamado que el chupete de un bebe. Ayer sábado acabó tan fundido que casi no monta ni el doble techo. Hoy a pesar de hacer más kilómetros ha acabado mejor.

Y es que las dos etapas han sido de órdago. Con semejante kilometrada el día solo daba para pedalear y comer. Apenas hemos parado. El calorcito nos ha cargado de energía los huesos y los hierros y hemos aprovechado para currar como burros. ¡Madre mía que manera de avanzar!

Claro que tampoco había muchas opciones de parada. Por estas carreteras hemos ido más solos que un moco en la espalda. Sin bares, ni refugios, con apenas coches, la cosa no invitaba a nada más que a seguir de ruta.

Es que es una maravilla, ¿verdad?

Adolfo sigue escoñado de lo suyo. Tranquilas, la próstata la tiene bien. Siempre que pedalea tras unos días de descanso se le ponen los tendones como melones. Es defecto de formación, como su altura. Eso sí, lo de los tendones tiene cura, lo otro…je, je, je...

Como siempre lo mío es más jorobado:

  • Tengo tres piñones útiles y dos de pega.
  • Funciono a una catalina, la del medio, como las bicicletas de los niños.
  • La rueda delantera va en permanente descentre con su eje.
  • Cadena al punto de clara.
  • El cambio agarrado al cuadro con bridas…

Así es imposible. Sus tendones melones me dan la risa cuando se me pone encima. Espero que en Osh me haga algo de chapa y pintura… si llego, claro.

Hoy acampamos a las afueras de Karakul, en un prado al lado de un río. La noche está fría y estrellada. Aquí la temperatura baja mucho del día a la noche. Pero se está bien. Ni llueve ni hiela. Las previsiones no son tan buenas para los próximos días… a ver.
Ya os lo contaré. Hasta luego Karakul…

3 comentarios:

  1. Vais cascaos , huele a tren Adolfo. Espero que pronto esteis recuperados, poco poco babieca. No te vaya a dar una pájara.
    Seguís durmiendo en monte con este frio?
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón Guillermo, huele a tren. El paisaje debe de ser impresionante, pero el frió debe de cortar , sobre todo de noche.
    ¡Cuidados!

    ResponderEliminar
  3. Que va.. ni tren, ni gaitas!
    Fijo que ahora es cuando más lo flipa, y cuando menos quiere volver ;)

    Aquell@s que no daban un duro porque llegárais hasta donde estáis, se les va a quedar la cara de culo

    En Karakul, caracoles blancos..

    Apa Ferrotes, hasta la China y más allá

    <:O)-o

    ResponderEliminar