jueves, 9 de octubre de 2014

DÍA 135 - 136: TRES SEMANAS DE OTOÑO

Bishkek, Kirguistán 0 Km 
Miércoles 8 de octubre
Jueves 9 de octubre
Acumulado: 10274 Km (7384 Km en bici)

Y llegó el invierno a Kirguistán. Aquí a las hojas de los árboles no les da tiempo a ponerse tostadas. Las pobres cuando se dan cuenta se petrifican en plena fotosíntesis. El invierno viene a traición. ¡La madre que lo parió! El lunes llegamos en pleno otoño y el viernes piramos con nieve hasta el moño.

Porque el miércoles amaneció así, nevando. Cierto es que solo es una nieve mañanera, que no llega a cuajar,  pero os aseguro que ya hace un frío que pela. Llevamos dos días con máximas de 11 grados y mínimas de – 3 grados centígrados. Vamos, que está la cosa como para salir en asas. Me parece a mí que el mítico nicky naranja con el que Adolfo sale en todas las fotos va a pasar a mejor vida. A partir de ahora plumífero al canto.

Aunque no se aprecie el agua baja congelada...

El niño lleva dos días haciendo lo mismo. Se levanta a las 9, va a un gran bazar del tamaño de cuatro campos de futbol y allí se pierde. Y lo de que se pierde es en sentido literal porque aquello es tan grande que al tercer giro estas más desorientado que una gaviota en la Sierra de Gredos.

Para que veáis que no miento:

El miércoles me compró una rueda delantera (ya os contaré porqué) en el único garito dedicado a bicicletas del gran bazar. Marchó para el hostel, me probó el nuevo artículo último modelo, ajustó las piezas y… ¡BACARRA!,  a la mierda la nueva rueda. Pero vamos a ver, si tenéis de pie una talla 43… ¿os compraríais unos zapatos de la talla 40? Pues mi talla de rueda es la 28 coño…

Pues ya tenéis al chiquillo en el gran bazar el jueves para cambiar la rueda. Eso después de tres horas buscando donde carajo estaba la puñetera tienda de bicis del día anterior. Al final el muy neuras la encontró y después de un buen rollo adolfino consiguió que le devolviera el dinero. Pena de otra rueda, pero no tenía.

¡CHAVAL...! Que no me entra ni con calzador.

Y es que con mi rueda delantera actual estamos jodidos. En cuanto coge aguanieve o barro me empieza a vibrar y me pone la estabilidad a la altura del asfalto. Vamos, que me voy al suelo. Y conmigo el  gurrumino del Adolfo. De momento vamos a tener que tirar así hasta Osh (otra gran ciudad al sur).

Las tardes han sido más relajadas. Mucho parloteo en kirguistano, mucha siesta, mucho lavado de ropa y mucho estudiar la ruta que vamos a tomar. Ya os contaré más sobre ella.

Me han contado que estos son los típicos gorros folclóricos de Kirguistán.
Con lo payaso que es el Adolfo uno de estos le sentaría de perlas.

Mañana viernes vamos a por el visado. El otro día os dije que valía 120 €. ¡Jamones! Eso por los trámites normales, es decir, si te esperas dos semanas por él. El nuestro nos ha salido por 160 € porque nos lo dan en cuatro días. Es como un visado exprés, tócate los piñones. Pero a precio de oro…

Así que mañana volvemos a la ruta y a las aventuras. Y estas se presentan frías y gélidas, veréis. Pues no os las perdáis. Chao.

2 comentarios:

  1. Vuelves a la carga, bien por vosotros.
    No hace frio Alfonso, cuando se te entumezcan los dedos acuérdate de Burgos.
    Aquí hay un eslogan que dice (Burgos no te dejará frío)
    Parece que las palabras Burgos y frío, irremediablemente van juntas.
    Espero que babieca consiga unas buenas herraduras.
    Buen viaje!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo Adolfo y Babieca, os queda lo mejor.

    Como dicen allá por el Tibet..

    "La vida es lo que haces de ella, y, el viaje es un regreso a lo esencial"

    Os admiro y deseo todo bueno

    ResponderEliminar